Loading...

Tu eres Dios: las verdaderas enseñanzas

Jesús. En este artículo vamos a explorar cómo las verdaderas enseñanzas de Jesús se pueden resumir en tres pequeñas palabras: tú eres Dios. Algunos misioneros vinieron a mi casa el otro día y me dieron la oportunidad de encontrarme cara a cara con la mente religiosa, para descubrir su relación con Dios, y recordar mi propia experiencia (no voluntaria) con la religión.

En el poco tiempo que pasó, era absolutamente claro que la falla fundamental de la religión basada en la Biblia, es que sobre todo hoy en día (y, en general, durante los últimos 2.000 años), se enseña, ante todo, que estamos separados de esta fuerza llamada Dios. Pero eso es una contradicción, porque la Biblia, específicamente las enseñanzas de Jesús, como lo voy a ilustrar con claridad, enseña que tu eres dios, y que todos somos Dios.

Por lo tanto, me tome la atribución de convencer a los misioneros, y a ti, que tú no solamente eres igual a Dios, sino que tú eres Dios.

Loading...

Ahora bien, si piensas que es una blasfemia creer que tú eres Dios, no sólo contradices lo que dice la biblia, sino que es el prejuicio más grande que te han imbuido, es algo que te restringe de experimentar completa y directamente que tú eres Dios, que es en esencia, lo que llamamos un despertar espiritual: la experiencia de que tu estás íntimamente conectado con Dios, que tu eres amor, que eres amado, que eres ilimitado, y que tú eres Dios, porque esa conciencia creativa está dentro de ti.

Según un estudio reciente realizado por Cambridge, alrededor del 88% de la población mundial cree en Dios. ¡El 88%! Eso es 6.16 billones de personas en todo el mundo, de acuerdo con este estudio, que creen en Dios. Eso no es un número trivial.

Sin embargo, de estos 6.16 billones de personas, ¿para cuantos de ellos Dios es más que una creencia? ¿Para qué porcentaje de ese 88%, Dios es una fuerza tangible con la que se conectan a diario, al permitir que los lazos de su ego se disuelvan y, a continuación, canalizan esa fuerza en todo lo que hacen, y todo lo que son?

Si esas personas pueden centrarse a sí mismos, en el entendimiento de que son la conciencia de Dios, en lugar de simplemente creer en la existencia de una fuerza magnífica, entonces podríamos cambiar el mundo en cuestión de meses. Sólo cuando seguimos viviendo separados de esta conciencia infinita que es nuestra naturaleza original, es que permanecemos impotentes y perpetuamos todo el sufrimiento y la negatividad en este planeta.

Ninguno de los grandes maestros espirituales a través de la historia eran religiosos. Jesús no era cristiano, Buda no era budista, y Lao Tzu no era un taoísta (y no estoy seguro siquiera de llamar al taoísmo una religión, simplemente porque no hay dogma enseñado en absoluto, sólo la observación, la alineación y la armonía con la naturaleza y el cosmos).

Todos estos maestros espirituales no practicaban la religión, sino que se dominaban a sí mismos en la soledad, mirando dentro de ellos y meditando, y como resultado descubrieron que eran infinitos y estaban conectados con la conciencia universal. Sólo más tarde, llamamos a esto la conciencia de Dios.

Eso es de lo que se trata el núcleo de todas sus enseñanzas: que todos somos seres espirituales, y que somos iguales a Dios, y con la práctica de las cosas tales como el perdón, la bondad, la honestidad y la introspección, podemos llegar a ser los dioses que ya somos, y crear un oasis de paz en la Tierra.

Debido a que el cristianismo es la religión más grande del mundo (practicada por unos 2,2 billones de personas), como caso de estudio veamos a Jesús. Dijo tres cosas a las cuales quiero llamar su atención específicamente, y voy a discutir cada una de esas citas en un esfuerzo por demostrar que tú eres Dios, y que si se practica una religión biblia / orientada a Jesús, entonces está realmente en alineación con la verdad de la enseñanza de creer que tú eres Dios.

Jesús

 

Dios Es Amor

“El que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él.” (1 Juan 4:16)

Jesús dice claramente aquí que Dios es amor. Él no es amoroso, no es como el amor, sino que, literalmente, es el amor.

Pero realmente, ¿qué es el amor? Por otra parte, ¿Qué es la emoción humana?

Toda la emoción humana es energía. Lo que hemos etiquetado como diversas emociones, es solo nuestro esfuerzo para clasificar y etiquetar diferentes vibraciones de energía que sentimos, para de esta manera poder hablar de ellas con los demás. Cuando te sientes con la energía muy baja, dices que estás deprimido. Cuando sientes una energía muy malévola, dices que estás enojado, odioso, o tal vez mal. Pero de acuerdo con Jesús, ¿qué dirías cuando sientes la energía más alta posible?

Podrías decir que tú eres amor, o, que tú eres Dios.

Curiosamente llegué a una comprensión de mi naturaleza espiritual a través de un estudio de la física, específicamente la teoría del campo unificado de Nassim Haramein. Los físicos han descubierto que el universo entero es pura energía, y que nada es sólido. En palabras de Einstein, “En cuanto a la materia, hemos estado equivocados. Lo que hemos llamado materia es energía, cuya vibración ha sido tan baja como para ser perceptible a los sentidos. No hay materia”.

Todo lo que somos es energía, y esa energía no tiene límites. Es infinita, es la fuerza invisible que impregna todo el espacio, y es la fuerza que conecta todas las cosas, porque ella es todas las cosas. ¿Te suena familiar? Todo en el universo está conectado por energía, y esa energía es la conciencia, y esa conciencia infinita es la fuente de la creación, a la que hemos calificado como Dios.

Al oscilar con la vibración del amor, estás resonando con la más alta energía de la creación, que por necesidad debe ser la conciencia universal e infinita, y por lo tanto tu no sólo te alineas con esa energía, o la canalizas a través de ti, tú la expandes y te conviertes en esa energía.

Este es un hecho de la física.

Esto es lo que Jesús quiso decir, cuando dijo que Dios es amor. Él no quiere decir que el amor de Dios era algo fuera de ti, o separado de ti, dijo claramente que cuando permaneces en el amor, permaneces en Dios, y Dios en ti, y por lo tanto, tú eres Dios cuando eres amor. No hay separación. Cuando te conviertes en amor, te conviertes en Dios.

Tú eres Dios.

“¿No está escrito en su ley:” He dicho “son dioses”? “(Juan 10:34)

Esta segunda cita de Jesús no puede ser más clara. No estoy seguro de cómo esto está explicado en las principales religiones que utilizan la biblia, pero Jesús está diciendo claramente a todos y cada uno de nosotros, resonando al mundo desde hace dos mil años, que somos en verdad Dios; que tú eres Dios.

Él sabía y descubrió dentro de sí mismo, que no sólo estaba conectado a la fuerza creativa del universo, el campo unificado, o la matriz de toda la materia como el físico Max Planck la llamó, sino que se dio cuenta de que él era esa fuerza creativa, y que toda la creación fue en un sentido literal Dios.

Todas las personas, sin excepción, son Dios. Cada animal, cada árbol, y cada estrella. Es sólo desde el ego que percibimos una separación, porque nosotros mismos hemos sido separados, y desconectados, de nuestro nexo de unión interna con el espíritu que reside dentro de todos y cada uno de nosotros.

No necesitamos buscar a un sacerdote para conocer a Dios, sólo tenemos que buscar nuestra verdadera naturaleza, nuestra verdad interior y conoceremos que somos Dios. Si todo en el universo es energía sin forma, y estamos todos conectados por esa energía, y si estamos hechos de esa energía, y si esa energía es la fuerza que llamamos Dios… ¿cómo podríamos ser otra cosa sino Dios?

Todo en esta declaración es absolutamente cierto, comprobable por la ciencia, excepto decir que la energía es Dios. La mayoría de los científicos (a excepción de la obra de Nassim Haramein) no han hecho ese vínculo entre la espiritualidad y la ciencia, pero hay otros, como Einstein y Max Planck que si lo hicieron. Einstein se dijo a sí mismo: “Yo quiero saber los pensamientos de Dios; el resto son detalles. Llamar a esa energía “Dios” “es demostrable, pero la única manera de saberlo realmente es experimentándolo directamente a través de ti.

Dios está dentro de ti.

“El Reino de Dios está entre ustedes.” (Lucas 17:21)

Así que lo que Jesús está diciendo aquí, es que el reino de Dios, el cielo, el lugar donde Dios reside supuestamente, está en realidad dentro de ti. En otras palabras, Dios está dentro de ti. Sé que, como cualquier otra persona que ha meditado en serio alguna vez sabe, cuando vas lo suficientemente profundo dentro de ti mismo, descubrirás que eres una conciencia universal infinita, lo que algunos llaman Dios.

Esto no es egoísta. De hecho, es todo lo contrario al ego, porque cuando vas lo suficientemente profundo dentro de ti mismo, también te expandes en la conciencia, y te vuelves consciente de ti mismo como una entidad espiritual infinita y eterna, y tu ego simplemente no puede existir en un ambiente así.

Tu ego se define por tus posesiones, tu cuerpo, tus logros, tus recuerdos y así sucesivamente, pero cuando meditas, descubres que eres algo que trasciende a todo eso.

Verdaderamente, los grandes maestros espirituales nunca practicaron la religión, practicaban el amor, y buscaban la verdad universal. Practicaban la profunda introspección meditativa, descubrieron el conocimiento del universo, y los secretos del alma dentro de ellos. Y como resultado de esto descubrieron el camino hacia la iluminación y la realización de Dios. Esto es lo que Jesús estaba tratando de enseñarnos, cuando dijo con exasperación, “¿No está escrito en su ley:” He dicho “son dioses”?

” Imagínate lo que debe haber sentido, siendo capaz de ver claramente que Dios está dentro de cada criatura, que cada ser humano es la encarnación de Dios, y está hecho a “su imagen” en términos de la conciencia pura, pero cada vez que intentaba decirles, y demostrárselos con hechos que desafiaron razón (milagros), toda la gente, se inclinaba a sus pies, o lo colgaban en la cruz…

No hay ninguna diferencia entre los que se inclinaron a los pies de Jesús, y los que lo colgaron de la cruz, porque en ambos casos no recibieron su mensaje. Uno eligió reverenciarlo, y el otro eliminarlo, pero ninguno opto por escucharlo.

Ellos no le creyeron cuando dijo que eran dioses, y por lo tanto se optó por interpretar mal lo que decía, como una especie de metáfora, pero no lo era, y no lo es hoy. Todos tenemos la divinidad dentro de nosotros, el ego no es nuestra identidad personal, esto está por encima del ego y se llama conciencia pura.

¿Cuándo vamos a entender esta verdad, que él trató de enseñarnos?

¿Cuándo vamos a comprender que cuando Jesús dijo: “Tú eres Dios”, quería decir, que todos somos dioses? Nuestra verdadera naturaleza no es la forma, es pura energía, que a su vez es la conciencia. Somos la conciencia de Dios que se ha encarnado en este nivel de la realidad, pero nos hemos vuelto tan identificados con la forma material, que nos olvidamos nuestra naturaleza original.

Todo lo que tienes que hacer para experimentar esta verdad por ti mismo y descubrir que eres Dios, es seguir el consejo de Jesús expresado en este artículo, y mirar dentro de ti mismo.

Permanece tranquilo, y conoce que tú eres Dios.

Fuente:

http://www.wakingtimes.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.