Loading...

Así es cómo obtienen su color ojos humanos

Ojos. Sabías que no es el pigmento lo que hace que nuestros ojos sean de color azul o verde? De hecho, todos los colores que vemos en la naturaleza son producto de la dispersión de la luz multicolor. Lo mismo ocurre en el caso del color de los ojos, gracias a un fenómeno llamado coloración estructural, que también es común en animales marinos, insectos y aves. Esto es lo que Paul Van Slembrouck describe en su artículo ilustrado, en Medium.

Echemos un vistazo a la estructura del ojo humano, para entender mejor la física del color de los ojos. El iris, la parte coloreada del ojo, se compone de dos capas de células,  el estroma, la capa del frente, y el epitelio, la capa posterior.

El epitelio contiene pigmentos de color oscuro, que causan esas pequeñas manchas oscuras que aparecen en el iris, mientras que el estroma se compone de fibras de colágeno incoloros. En algunos casos, el estroma puede contener melanina, y en otros casos contiene depósitos excesivos de colágeno. Estos dos factores juegan un papel crucial en la determinación de nuestro color de ojos.

Entonces, ¿qué difiere exactamente en el caso de cada color de ojos?

Loading...

Vamos a empezar con los ojos marrones, cuya física es bastante simple. Su estroma contiene una alta concentración de melanina, que absorbe la mayor parte de la luz que entra en los ojos y por lo tanto los hace alcanzar su color oscuro.

Algo similar ocurre en los ojos color avellana, que tienen pequeñas cantidades de melanina en su estroma, y así dispersan un poco de luz en la atmósfera. Provoca tonos marrones y azules para mezclar, lo que resulta en un color que combina tonos marrones, verdes y amarillos.

Los ojos verdes contienen una baja concentración de melanina y no tienen depósitos de colágeno. Por lo tanto, una pequeña porción de la luz que entra en ellos, es absorbida por la melanina, mientras que la mayor parte se dispersa en la atmósfera debido a un fenómeno llamado efecto Tyndall, que produce una tonalidad azul. Como resultado, los ojos aparecen de color verde.

Los ojos grises funcionan de una manera muy diferente. Ellos carecen de melanina, pero tienen grandes depósitos de colágeno, que interfieren con el efecto Tyndall y así bloquean tonalidades azules. Es por eso que todas las longitudes de onda de luz se encuentran dispersas por igual, lo que provoca que los ojos tengan un color gris.

La forma en que los ojos azules obtienen su color es lo más increíble, y no me estoy diciendo esto a mí misma porque tengo los ojos azules, sino porque su color es totalmente estructural. ¿Qué significa eso? Los ojos azules tienen un estroma totalmente incoloro,  no hay indicios de melanina, y tampoco tienen ningún depósito de colágeno. Por lo tanto, toda la luz que entra al ojo se dispersa en la atmósfera y permite que el efecto Tyndall haga su trabajo y cree el color azul puro. Básicamente significa que los ojos azules no tienen su propio color, ya que depende totalmente de la cantidad de luz que exista cuando nos fijemos en ellos.

¿Qué tan fascinante es esto? Parece que la poética y clásica comparación de los ojos azules con el cielo y el mar, ¡es muy exacta después de todo!

SOBRE EL AUTOR

Anna Lemind

Créditos principales de la Foto: Zastavki.com

Usted tiene permiso de republicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediendonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior.

(Visited 5 times, 2 visits today)
Compartenos en tus redes
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close