Adiós #café, Hola Latte de #cúrcuma

En el punto más alto de mi entrenamiento como residente, tomaba hasta 6 tazas de café al día. Por supuesto, al menos una vez a la semana, estaba forzada a estar despierta durante una noche entera, pero tomaba cualquier oportunidad para energizarme.

Mucho antes de que tuviera mi despertar de salud, me hice una limpieza de jugos por 3 días, en el que mi hipoglicemia reactiva apenas podía sobrevivir, y nunca he tocado el café de nuevo. Eso fue en 2007.

Desde entonces, he luchado por un reemplazo. El té simplemente no ofrece el ritual de disfrute, que brinda el café.

Entonces conocí al Dr. Nicholas González, quien me convenció de que la deshidratación era un problema epidémico. Él escribió sobre esto, aquí. Yo aumenté mi consumo de agua filtrada a 8 vasos de agua al día, me sentí muy bien, y cuando me golpeo el invierno, me encontré anhelando una bebida reconfortante.

Esto es lo que he hecho parte, de mi rutina de la mañana – ¡Latte de cúrcuma!

La especia sanadora con más referencias de todas, incluyendo la ayuda a combatir la depresión, me encanta este alimento terapéutico.

12778856_1299536930073360_6424252442184952023_o

Latte de cúrcuma, cómo hacerlo

Es rápido y fácil de hacer, a excepción de una preparación por adelantado de pasta de cúrcuma, que toma 10 minutos.

Combina 1 taza de agua con 1/2 taza de cúrcuma orgánica en un cazo, y calienta a fuego lento durante unos 7 minutos, añadiendo más agua (hasta 1 taza adicional) si llega a estar demasiado seca.

Retira del fuego, y agrega 1/3 taza de aceite de coco orgánico sin refinar, o de aceite de oliva extra virgen, y 1 ó 1/2 cucharadita de pimienta negra.

Almacena esto, en un recipiente de vidrio en la nevera.

Por la mañana, pon una cucharadita de pasta en una taza, añade una pizca de canela, cardamomo, clavo de olor, una o dos cucharaditas de miel cruda, y aproximadamente un 1/3 de taza de leche de almendras/coco/cáñamo (sin azúcar Califia Farms es deliciosa si no deseas hacer la tuya!). Llena el resto de la taza con agua hirviendo. Me encanta este hervidor de agua – y ¡agita!

En esos días cuando necesitas un poco más de resistencia, agrégale un poco de ajo en rodajas ¡si te atreves!

Fuente:

http://kellybroganmd.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior.

Deja un comentario