10 Alarmantes señales de niveles

Alarmantes. La hipoglucemia puede causar complicaciones tanto a corto, como a largo plazo. Conoce las señales para que puedas tratar la condición tan pronto como seas consiente de ella.

Alarmantes

La hipoglucemia, o bajo nivel de azúcar en la sangre, es común entre las personas con diabetes, y puede ocurrir incluso cuando estás manejando cuidadosamente la condición. La hipoglucemia ocurre cuando la cantidad de glucosa en la sangre (azúcar en la sangre) se reduce a un nivel que es demasiado bajo para mantener el funcionamiento normal; en la mayoría de las personas, esto se define como un nivel de azúcar en sangre por debajo de 70 mg / dl. Una revisión del estudio en la edición de junio 2015 de la revista PLoS One, encontró que entre las personas con diabetes tipo 2, se trata de una ocurrencia demasiado común: los individuos tenían un promedio de 19 episodios leves de hipoglucemia al año, y casi un episodio grave por año en promedio . Un bajo nivel de azúcar en la sangre, era particularmente común entre los que tomaban insulina.

Esta disminución en los niveles de azúcar en la sangre, puede causar complicaciones tanto a corto plazo, como la confusión y mareos, así como complicaciones más graves, a largo plazo. Si no se trata, puede conducir a un estado de coma e incluso a la muerte. Para evitar la hipoglucemia y sus efectos secundarios peligrosos, es crucial controlar tus niveles de glucosa, y tratar niveles bajos de azúcar en la sangre tan pronto como te des cuenta de ello. Y presta atención a estos signos reveladores de niveles de azúcar en la sangre, para asegurarte de que el tuyo se mantiene bajo control:

  1. Hambre voraz. Si ya has comido, pero todavía no estás satisfecho, o si de repente, inexplicablemente te sientes como que estas muriendo de hambre, tu cuerpo te está indicando que necesitas más glucosa – preferiblemente 15 gramos de una fuente de alimentos ricos en carbohidratos. Dos cucharadas de pasas, 4 onzas de jugo de fruta, y caramelos duros (consulta el paquete para determinar cuántos debes consumir) son buenas fuentes.
  1. Sentimientos de ansiedad. Cuando los niveles de glucosa caen demasiado bajo, tu cuerpo le dice a las glándulas suprarrenales que liberen la hormona epinefrina (también llamada adrenalina), que hace que el hígado produzca más azúcar. El exceso de epinefrina crea un “subidón de adrenalina”, que puede hacer que te sientas ansioso.
  2. Noches inquietas. La Hipoglucemia nocturna, que es muy común, puede causar una serie de trastornos del sueño. Los síntomas incluyen sudores nocturnos, pesadillas, episodios de despertar de repente y gritando, y sentimientos de malestar y confusión al despertar. Una merienda antes de acostarte puede reducir la frecuencia y severidad de los trastornos del sueño.
  3. Sacudidas y temblores. El sistema nervioso central comienza a funcionar mal cuando los niveles de glucosa no están en equilibrio. Como resultado, se liberan catecolaminas: Productos químicos que fomentan la producción de glucosa y también producen estos síntomas.
  4. Inestabilidad emocional. Los cambios de humor y episodios emocionales repentinos no propios de tu comportamiento normal, se encuentran entre los síntomas neurológicos de la hipoglucemia, incluyendo arrebatos irracionales al azar, o llanto histérico, ira incontrolable, y un fuerte deseo de estar solo. Los cambios de humor leves pueden no ser tan graves, tal como la irritabilidad general o molestarse fácilmente, también pueden ser una señal de que tu azúcar en la sangre está cayendo.
  5. La sudoración. Este síntoma es controlado por el sistema nervioso autónomo (la parte del sistema nervioso central que gobierna la piel, entre otras cosas) y es generalmente uno de los primeros signos de la hipoglucemia. La sudoración excesiva entra en sin previo aviso, independientemente de que caliente o fría pueda estar la temperatura externa.
  6. Mareos y aturdimiento. Si experimentas estos síntomas comunes de la hipoglucemia, préstales atención y trata la hipoglucemia rápidamente. Dejar caer los niveles de azúcar en la sangre también puede causar un desmayo, por lo que si sientes que comienzas a desmayarte, siéntate o acuéstate de inmediato para evitar lesiones.
  7. Pensamientos Vagos. Debido a que el cerebro es especialmente sensible a una caída en la glucosa, puedes experimentar una sensación de confusión e incapacidad para concentrarte en una cosa a la vez.
  8. Problemas de visión. Si tu visión de repente se vuelve borrosa o ves doble, una caída de azúcar en la sangre puede ser la culpable.
  9. Dificultad para hablar. Tu cerebro hambriento de azúcar, puede no permitir que detectes un cambio en la forma en que suenas, pero otros se darán cuenta de la diferencia. Para otra persona, puede sonar como si has tomado demasiados cócteles – a pesar de que no has tocado ni una gota.

Fuente:

http://www.everydayhealth.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario