Hay algo sobre el karma de lo que muchas personas no se dan cuenta

Hay algo sobre el karma de lo que muchas personas no se dan cuenta

Algo. No estoy condenando ninguna metodología espiritual. Respeto que todo el mundo tiene sus propias experiencias y de esas experiencias bellamente únicas teorías y mentalidades que rodean el misterio de la vida humana. En ese sentido de respeto y reconocimiento, me gustaría señalar los malentendidos entorno al Karma. El karma se ha equiparado a un sistema, donde se obtiene lo que se da o se cosecha lo que se siembra. Esto es cierto, pero cosechar sucede en otro tiempo de vida. También hay un sistema de energías e intenciones entrelazadas.

El karma en el budismo es la acción. Acción en forma de pensamiento. Pensar es actuar. Hablar es actuar. Y hacer las cosas es actuar. Y cada acto tiene un resultado. Eso es Karma. Y nada se puede perder. Continúa siempre. La acción vergonzosa continúa y si realizas un Karma positivo, continuará muy bien si ayudas a otras personas. “Thich Nhat Hahn en Karma de estilo tibetano.

 La distinción importante es que tus acciones sean desinteresadas. No se pueden hacer bondades y actos de compasión con la expectativa de esperar algo a cambio. DESINTERES. No puedes engañar al sistema. Si haces algo bueno para recuperarte, esto es una acción inherentemente egoísta y, al final, improductivo. A medida que avanzamos en esta discusión, me gustaría sacar parte del contenido emocional de este tema. Lo bueno y lo malo son palabras muy cargadas, esto les da demasiado “peso” fuera de sus significados muy subjetivos. Cuanta más emoción y energía colocamos en estos conceptos, cambian de su contexto original en gigantes personalizados de nuestra mente. No debemos luchar contra ningún gigante hoy.

Cortando las escalas de lo bueno y lo malo ofrezco los términos “productivo” e “improductivo”. La rueda del Samsara (sufrimiento) siempre está girando. Nada puede ni debería intentar detenerla. Nos encontramos con el sufrimiento y tenemos dos opciones. Convertirlo en una experiencia productiva o improductiva. Aprende de los errores que cometes, o continúa repitiéndolos. Perdona a aquellos que te han lastimado o manten el ciclo de dolor innecesario.

A medida que vayas a través de tu vida y forma actuales, eres bendecido con una multitud de experiencias con las que puedes ser productivo o improductivo. Cómo elijas vivir tu vida dictará tu próxima. Una persona que ha propagado el dolor y la violencia, ha gastado su energía y su potencial improductivamente. Ellos han limitado sus experiencias y cerrado su mente. Su próxima vida no será un castigo, ya hay suficiente sufrimiento en el mundo. Será otra oportunidad, desde una perspectiva diferente que animará a esa entidad a abrir su mente y corazón.

Según el Karma, debemos dejar de tratar de controlar todo en la vida. Ayudar a tu vecino cuando puedas. La suma final de tus acciones está más allá de lo que puedes entender en tu forma mortal. No limites tu futuro mezclando tus temores y deseos. Como un ser infinito en el universo siempre en expansión, tienes muchas más opciones y avenidas de influencia de las que me atrevería a intentar nombrar. Ten cuidado de como respondes al sufrimiento y recuerda que cuanto más operes fuera de la idea de “ti”, mejor te sentirás.

Fuente:

http://thespiritscience.net

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario