10 Señales de que tu hijo es un alma antigua

Una de las cosas más hermosas para presenciar como una madre o un padre, es ver el lento crecimiento y maduración de un alma nueva, nacida en este mundo con ojos frescos y una juguetona comprensión infantil de la vida.

Pero, ¿qué sucede cuando, como madre o padre, traes a este mundo un niño que muestra una variedad de rasgos inusuales e incongruentes con la manera de ser de un joven?

En lugar de estar con los ojos abiertos de una manera simple, tu hijo es perceptivo y complejo. En lugar de ser ingenuo y espontáneo, tu hijo es sensible y sabio. En lugar de ser fresco y sencillo, tu hijo es experimentado e intuitivo.

Considerándolo  todo, en vez de ser joven de espíritu, tu hijo es innegable e inconfundiblemente antiguo en el corazón.

La realidad es que si tu hijo no encaja en el molde típico del  grupo de su edad, es posible que tengas un alma antigua en tus manos. Y si no encajaste en la norma de los niños de tu edad a medida que crecías, tu eres probablemente un alma antigua también.

10 señales que tu hijo es un alma antigua en un cuerpo joven.

Aunque sea extraño y desconcertante, el niño con alma antigua es una de las más grandes bendiciones inesperadas  que la vida tiene para ofrecer, no sólo por su sabiduría innata, sino también por la estabilidad sensata que tienen para ofrecer.

Si tú estás luchando para relacionarte con tu hijo, entender de donde viene, o simplemente quieres un cierre, tal vez puedas beneficiarte de la lectura de las señales presentadas a continuación:

1. Son de otro mundo.

No sabes qué es exactamente lo que sucede con tu hijo… pero algo acerca de él parece fuera de lugar. La mejor palabra que se te puede ocurrir para describir a tu hijo o hija es que son “de otro mundo”.

En pocas palabras, simplemente no parecen ser de este mundo, y muchas veces son demasiado, en un mundo de su propia creación.

2. Son pensativos.

Mientras que los otros padres están pateando pelotas, encestando balones y llevando a sus pequeños pícaros al grupo de juego, tu hijo parece ser aislado, soñador y contemplativo. En otras palabras, tu hijo parece estar en un estado pensativo perpetuo, siempre en silencio y absorto en su propio mundo meditativo.

3. Ellos luchan por encajar con otros niños de su edad.

Aunque por lo general tratan de mezclarse con los niños de su edad, si tu hijo es un alma vieja, el irá perdiendo gradualmente el interés en las conversaciones, los intereses y los dramas de los chicos de su edad.

A veces esto puede resultar en la intimidación y el acoso, sobre todo en la escuela, y por eso a veces ellos pueden vivir sus años de infancia y pubertad como marginados.

4. Pueden relacionarse con gente mucho mayor que ellos.

Si tu hijo es un alma antigua, te darás cuenta de que a menudo gravitan en dirección de pasar tiempo con las personas mayores.

Por ejemplo, en la escuela por lo general tienden a hacerse amigos de los maestros, y en la vida social de la familia, tienden a disfrutar el hablar con las personas mayores (por ejemplo, abuelos, amigos adultos, y  ancianos).

Esto es porque psicológicamente, están en el mismo nivel.

5. No les gusta escuchar a la autoridad y pueden ser percibidos como “odiosos inteligentes”.

Lejos de ser anárquicos, los niños de alma antigua son muy inteligentes, astutos y observadores, y por tanto no son tan susceptibles a obedecer ciegamente a la autoridad, como los niños infantiles.

Instintivamente sintiéndose ser iguales a sus compañeros adultos, los niños de alma vieja tienden a meterse en problemas con las figuras de autoridad durante su crecimiento, tienen facilidad de ver a través de las demandas pueriles, imperfectas e ilógicas con las que a menudo se enfrentan.

Por lo tanto, en la escuela y en la vida familiar, el niño de alma antigua a menudo no duda en discutir o negociar la manera de salir de castigos o peticiones no razonables.

6. Ellos tienden a pasar mucho tiempo solos.

Si tu hijo es un alma antigua, encontrará dificultades para integrarse en los círculos sociales de su edad. Junto con su naturaleza contemplativa, los niños de alma vieja por línea general pasan tiempo a solas, a pesar de sus habilidades sociales a menudo bien desarrolladas.

Esto no es porque el niño esté ansioso o depresivo, sino simplemente porque están cómodos en su propia compañía y raramente necesitan depender de nadie más que les proporcione disfrute, y estimulación.

7. Son muy curiosos.

 

Buscando construir perpetuamente su conocimiento y su sabiduría desde una temprana edad, a los niños de alma antigua les encanta hacer muchas preguntas sobre el mundo, en diferentes formas y dimensiones. Si tu hijo es un alma vieja, a menudo lo puedes encontrar leyendo libros, explorando el mundo, experimentando y haciendo preguntas sorprendentes.

8. Son de “bajo rendimiento” o “triunfadores”.

Dependiendo del temperamento de tu hijo, si son más emocionales y creativos, a menudo trabajan duro en la escuela, en un intento por complacerte.

Sin embargo, si tu hijo es más lógico y académico, a menudo se rebelará contra el sistema escolar, debido a la capacidad de captar los defectos y limitaciones de un sistema de este tipo, y verse obligado a ser parte de él.

9. Son responsables e independientes.

Una de las características más notables del niño de alma antigua,  es que son inusualmente estables y confiables. Por esta razón, muchos padres que tienen hijos de alma vieja se encuentran a menudo apoyándose entre ellos para  conseguir soporte, asesoramiento y asistencia.

Mientras que el bonachón niño de alma antigua es feliz de ayudar siempre que sea necesario, con el tiempo, si se les da demasiadas responsabilidades o se depende mucho de ellos, suelen buscar distancia y libertad.

10. Ellos suenan como un “viejito” o “viejita”.

A veces, de la nada, una interjección ingeniosa, o una pregunta incisiva, surgirán de tu hijo si es un alma antigua.

La mejor manera de describir la sabiduría de tu hijo más allá de años que tenga, es que suena como un “viejito o una viejita”, dando de forma inesperada una sugerencia o un consejo.

Fuente:

http://themindunleashed.org

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.