Estudios muestran que algunos animales

Animales. Los animales tienen un conjunto más apto de sentidos que sus homólogos humanos. Aunque los científicos han sido capaces de observar y cuantificar el comportamiento indicativo de sentidos superiores, hemos comenzado recientemente a romper el “cómo” de estos fenómenos.

Los Criptocromos son moléculas sensibles a la luz que existen en todas las bacterias, plantas y animales. En los animales, estas moléculas controlan los ritmos circadianos del huésped.

shutterstock_250656241

Estos ritmos controlan el ciclo del sueño en animales. Los Criptocromos son los que ayudan a los pájaros, literalmente, ver los campos magnéticos. Específicamente el criptocromo 1a está directamente implicado en la respuesta de orientación magnética dependiente de la luz, y se encuentra en los foto-receptores de los ojos de los pájaros.

El Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro está investigando el asunto con mayor intensidad. Los investigadores han detectado el criptocromo 1 a en varias especies de mamíferos hasta ahora. Se cree que cualquier animal con este criptocromo tiene la capacidad de inspeccionar visualmente los campos magnéticos.

Las aves, por ejemplo, migran normalmente con una precisión infalible. No es como si las aves tuvieran brújulas en sus ojos, sino que más bien pueden ver la inclinación de las líneas del campo magnético con respecto a la superficie de la Tierra. Un elemento clave del criptocromo 1a es que debe ser activado por la luz al mismo tiempo con el fin de reaccionar a los campos magnéticos.

shutterstock_376078513

En todos los casos que se ha encontrado el criptocromo 1a  en especies de mamíferos y aves, se ha situado en conos sensibles a los rayos UV .

Los investigadores han encontrado criptocromo 1a en especies caninas: perros, lobos, osos, zorros y tejones. No se ha encontrado en especies de felinos como los gatos, leones y tigres. De los primates sólo el orangután tiene la capacidad de ver los campos magnéticos.

Esta no es la única teoría de cómo los animales pueden ver los campos magnéticos. Hay partículas ferrosas microscópicas que se encuentran en células especializadas. Este sentido magnético no requiere luz. Las ratas topo y las aves tienen esta brújula de bolsillo.

Por ahora, se necesita más investigación para comprender la función completa del criptocromo 1. Lo que se ha descubierto hasta aquí es muy interesante, y puede tener implicación en la supervivencia, y la navegación.

Fuente:

http://thespiritscience.net

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario