Aprovecha tus energías internas

Aprovecha. Chi es un término antiguo chino, que puede ser traducido como energía. Similar a la energía la palabra Chi se puede utilizar tanto en términos abstractos como tangibles. La palabra se puede aplicar tanto a los conceptos generales como a las maravillas espirituales. Básicamente, la idea del Chi es bastante ambigua. Todo el que lo canalice encuentra su propio significado y usos específicos.

Chi:

En la idea más general de la palabra, se cree generalmente que el chi es omnipresente y está presente en todos y todo, pero no se distribuye por igual o consistentemente.

shutterstock_371386711

El Chi es capaz de moverse libremente por todo el universo.  Puede tomar muchas formas. Hay algunas disciplinas diferentes que funcionan para canalizar la energía Chi como; el Kung, y el Feng Shui.

En algunos modelos se cree que el chi esta presente en el aire. Esto significa que es esencialmente sinónimo del aire a tu alrededor. El  Chi circula alrededor del cuerpo, al igual que el oxígeno y la sangre. Este es el por qué algunas personas comparan su chi a la respiración o  a la sangre.

Artes marciales:

La práctica de las artes marciales usa posturas físicas que se sabe afectan la circulación, y posteriormente al chi. La energía se ha asociado con una buena postura.

Definición de Chi:

El Chi no es una forma específica de la materia como un elemento o una molécula, ni es una expresión concreta de la energía cinética o térmica. En realidad todos ellos son considerados como manifestaciones del chi. La mayoría de la gente cree que el Chi y la materia son iguales. Los científicos han aceptado esto como una verdad durante siglos y siglos. Ellos no quieren meterse con el poder de Chi.

¿Qué es el Chi Kung?

El Chi Kung es un conjunto de ejercicios con resultados reproducibles. Se entiende más fácilmente dentro de un modelo basado en el chi. El Kung es una práctica, no una teoría o una creencia. Si se realiza correctamente, muchos ejercicios de Chi Kung pueden mejorar la salud de un individuo.

Echa un vistazo a los siguientes ejemplos de cómo te puedes conectar a tu chi.

Chi Kung:

1. Relájate: relaja el cuerpo y la mente. Si esta es la primera vez que realizas este ejercicio, encuentra (o crea) un entorno libre de distracciones.

shutterstock_349541519

2. Posición de caballo: permanece en la postura marcial de caballo. Permanece en la postura durante un minuto o más; si lo haces puede mejorar tus resultados con los próximos pasos.

3. Sal de la postura del caballo, y ponte de pie: Una vez más, relaja el cuerpo y la mente. La tensión física, intelectual o emocional degradará tu sensibilidad y pondrá en peligro los resultados en la siguiente etapa. Frota tus manos durante unos segundos y cierra los ojos.

4. Muévete: Comienza con tus manos a 6 pulgadas de distancia, y coloca tus palmas frente a frente. Mueve las palmas a 24 pulgadas de distancia la una de la otra, y luego de vuelta al punto de partida. Visualizate reuniendo tu chi entre tus manos. Muevelas a una velocidad de 1 a 3 movimientos por segundo. Continua este amasado durante 2 a 4 minutos o más, según sea necesario, hasta que notes una sensación en las manos, tal como calor, hormigueo, vibración o fuerte repulsión magnética. Mucha gente va a sentir esto en su primer intento; otros tendrán que repetir el ejercicio a diario hasta que obtengan un resultado.

Así que empieza a trabajar en la canalización de tu energía Chi con este movimiento básico de Chi Kung. Ten en cuenta que los movimientos expresados anteriormente son extremadamente básicos y si deseas continuar o mejorar tus acciones y conexiones con el Chi, se recomienda que tomes una clase, o hables con un profesional.

Fuente:

http://thespiritscience.net

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario