3 Cosas que los extrovertidos introvertidos

Cosas. Los introvertidos y los extrovertidos son uno de los menos arquetipos de personalidad establecidos por Carl Jung. Tenemos cualidades de ambas personalidades extrovertidas, e introvertidas.

Tengo la misma probabilidad de salir con amigos, que de permanecer en casa con una película o un libro.  No sólo depende de mi estado de ánimo, sino del libro o la película, o de los amigos, o de lo cansado que estoy, etc. Los extrovertidos e introvertidos, constituyen una gran estadística de la población.

Cosas

Somos propensos a desaparecer, pero siempre volvemos

Después de haber ido a fiestas, trabajar, jugar, y viajar; tenemos que recargarnos. La mejor manera para que esto suceda es cuando estamos solos. Podemos secuestrar a un amigo para llevarlo con nosotros, pero sólo de vez en cuando. Nos lleva más tiempo que a nuestros amigos introvertidos llegar a nuestro límite, pero sucede. Tenemos que reequilibrarnos y recargarnos, para poder ser los seres sociales, positivos, con encanto y productivos de nuevo. No lo tomes como algo personal, no es para evitar a alguien en particular, es para pasar tiempo con nosotros mismos y el universo exclusivamente.

Charla

Definitivamente no es nuestra actividad favorita en el mundo, pero podemos hacerlo y hacerlo bien. Sabemos lo que quiere la gente y las mejores maneras de hacerlo. La pequeña charla es casi siempre aburrida. Temas interesantes y auténticos están rebotando por nuestra mente a la espera de que esta obligación social se termine. Una vez que podemos, buscamos amigos, familiares o cualquier persona con algo interesante que decir. La pequeña charla no nos afecta negativamente tanto como lo que nos irrita.

Nuestras mentes están por todo el lugar

Nuestras mentes están siempre al galope en al menos nueve diferentes direcciones. La forma en que tratamos con esto varía con nuestro estado de ánimo y lo que tenemos alrededor. A veces, vamos a tener que estar solos durante diez minutos. Podríamos ignorar a todo el mundo y suspender las obligaciones sociales por un tiempo. O lo usamos como combustible para hacer todo y saludar a todo el mundo. Podemos volvernos increíblemente sociales para liberar algunas de las miles de expresiones en nuestros cráneos y escuchar a algunas de las tuyas.

Fuente:

http://www.higherperspectives.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario