10 Maneras de tratar la depresión

por | 13 junio, 2016

Depresión. Probablemente has sido informado de que los antidepresivos corrigen el desequilibrio químico en el cerebro. Pues resulta que, eso no es del todo cierto. De hecho, los antidepresivos podrían estar haciendo más daño, que bien.

Aunque los antidepresivos funcionan, el hecho es que son terriblemente caros. Teniendo en cuenta que los tratamientos para la depresión pueden durar toda la vida, no es práctico gastar algo así como $ 21 a $ 1.000 por mes, sólo para mantener el blues bajo control. La depresión es ya una carga suficiente por sí misma, sin todas las consecuencias financieras que vienen con ella.

Es mejor ver los antidepresivos, como un último recurso, y probar algunos o todos estos tratamientos alternativos primero.

Depresión

1. Práctica de atención plena

Cuando estás deprimido, los pensamientos negativos se vierten en tu mente como el agua de un dique roto. Te paralizas por el miedo y la impotencia, porque sientes que nada puede mantener esos pensamientos bajo control.

Nada – excepto la meditación.

“En el trabajo de grupo que he hecho con los enfermos de ansiedad o depresión, he encontrado que la (meditación de atención plena) es muy beneficiosa, ya que calma la mente”, dice la psicóloga Katie Sparks. Eso es porque estás limitando deliberadamente tu atención al momento presente, lo que te ayuda a ver las cosas de una manera diferente, con otra luz y más positivas. Así que la próxima vez que te sientas abatido de nuevo, toma una colchoneta cómoda, siéntate en ella en una posición de loto, y di ohm.

2. Reír

Por otra parte, ser tal vez un casi budista no es lo tuyo. Tal vez prefieres hacer algo que te levante el ánimo en cuestión de segundos, en lugar de algo que toma varias semanas para funcionar.

En ese caso, trata de exponerte a programas divertidos de televisión / películas / libros o lo que quieras. Como resultado, la risa es realmente la mejor medicina. No importa si lo que te hace reír es infantil, o tonto, o extraño. Lo que importa es conseguir tu dosis diaria recomendada de hilaridad.

3. No te aísles

La depresión es un pequeño monstruo manipulador y malicioso. Cada día, se sienta en tu hombro, y te susurra en el oído sobre lo inútil que eres, y que no mereces estar en ningún lugar cerca del resto de la sociedad.

No le hagas caso.

“En la depresión, el aislamiento social normalmente sirve para empeorar la enfermedad y cómo nos sentimos”, dice Stephen Ilardi, PhD, profesor asociado de psicología y autor de “La Cura de la Depresión.” Al parecer, la retirada de las interacciones sociales aumenta las respuestas al estrés del cerebro. Por lo tanto, mantente en contacto con las personas que te importan, y no dudes en hacerles saber si necesitas su ayuda.

4. Corta a la gente tóxica de tu vida

Por otro lado, no te estás haciendo ningún favor al salir con personas que rechazan tu depresión, como algo para salir de golpe. Eso tiene tanto sentido como encoger mentalmente tus células traviesas cuando tienes cáncer, o drenar tus niveles de azúcar en la sangre cuando tienes diabetes.

Para citar a Deborah Serani, Psy.D, autora de Vivir con depresión. “Parte de vivir con la depresión requiere aprender a replantear pensamientos negativos en positivos, así que tener personas afirmativas en tu vida, que te nutran y te acepten como eres, te ayudará a colocarte en un  ambiente mejor para la curación.”

5. Considerar fármacos alternativos

Por supuesto, tienes que tener cuidado con el cannabis y la psilocibina. Ambos pueden tener propiedades antidepresivas, pero ambos también tienen el potencial de convertirse en medicamentos que empeoran la enfermedad mental. Intenta con ellos, si no tienes otra opción, pero acuérdate de tomar las precauciones necesarias.

6. Comer los alimentos correctos

Hemos hablado de cómo la vitamina D puede aliviar la depresión, la demencia y la diabetes. Pero hay otros nutrientes que mantienen a raya la depresión, incluyendo a los aminoácidos, ácido fólico, yodo, hierro, magnesio, ácidos grasos omega-3, selenio, complejo de vitamina B y zinc. Afortunadamente, muchos de estos nutrientes se encuentran en los alimentos que consumes todos los días.

En cuanto a los alimentos que no debes comer todos los días, evita el alcohol, la cafeína, los edulcorantes artificiales, aceites hidrogenados, alimentos procesados, azúcares refinados y los alimentos ricos en sodio. Todo esto puede causar estragos en tu sistema nervioso, desestabilizar tus niveles de azúcar en la sangre y dañar el cerebro, entre otros.

7. Considera la Acupuntura

De acuerdo con un estudio publicado en Obstetrics & Gynecology, la acupuntura puede ayudar a aliviar la depresión. Cuando los investigadores administraron la acupuntura específica contra la depresión en 150 mujeres embarazadas, el 63 por ciento vio mejoras en sus síntomas. Aunque se tienen que hacer más pruebas para llegar a una conclusión definitiva, no se puede negar la promesa que muestra el estudio. Incluso si no estás esperando, puedes beneficiarte de la acupuntura.

8. Levántate y Actúa

Para ser justos, la depresión hace que se vaya toda la energía que queda en tu cuerpo. Sin embargo, todavía vale la pena intentar el ejercicio, ya que se ha demostrado que funciona igual de bien, si no mejor que los antidepresivos. Nadie sabe exactamente por qué sucede esto, sin embargo  la liberación de endorfinas y norepinefrina durante el ejercicio, podría tener algo que ver con esto.

9. Cultiva un jardín

¿No puedes traer de vuelta tu pasión por viejas aficiones? Prueba tu suerte con la jardinería. Como hemos mencionado antes, los jardineros son generalmente más felices, que los no jardineros. Supongo que, literalmente, cosechar lo que se siembra trae todos estos sentimientos positivos enterrados profundamente dentro de ti, sin juego de palabras. Además, tienes el beneficio de obtener, verduras frescas, no contaminadas, de tu propio patio trasero.

No te preocupes si la jardinería no es lo tuyo. Mientras tu nuevo hobby sea significativo y relajante para ti, no importa lo que sea.

10. Voluntario para una causa en la que creas

En algún momento, hablar de la depresión con la gente que ya conoces, no va a ser suficiente. Vas a querer salir de su círculo social establecido, y buscar la compañía de los demás. Eso es una buena señal.

Busca organizaciones cuyas misiones te hablen, y se voluntario de servicios para ellos. Quién sabe; podrías reducir los síntomas de la depresión, aumentar tu bienestar, y reducir tu riesgo de morir en un 22 por ciento.

Bono: No dejes de luchar

Esta es la cuestión acerca de la depresión: Puede que tengas que luchar contra ella por el resto de tu vida. Eso es porque tiene la mala costumbre de escabullirse furtivamente en ti, y patearte en la cara cuando menos te lo esperas. Dicho esto, si eres capaz de hacer frente a ella usando los consejos anteriores, siempre serás capaz de colocar las cosas bien, de nuevo.

Fuente:

http://www.wakingtimes.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.