Diferencias entre el sexo espiritual y el físico

diferencias entre el sexo espiritual y el físico

Hay muchas diferencias entre el sexo espiritual y el físico netamente, últimamente las personas se enfocan el el segundo dejando de lado lo que es la verdadera unión de almas que debe existir en un acto de tanta importancia y tanto intercambio energético. Si deseas saber las principales diferencia entre estos aquí te las detallamos.

 

5 diferencias entre el sexo espiritual y el físico:

1. No hay vergüenza involucrada.

 

Cuando el sexo con tu pareja elegida es espiritual, no hay vergüenza. Con demasiada frecuencia, la gente siente culpa y vergüenza con el sexo. Cuando es espiritual, se entiende que no se trata sólo de diversión, sino también  de una experiencia profunda.

Relacionado: 4 simples consejos de sexo tántrico para principiantes

2. Es una unión divina.

 

El sexo espiritual es una divina unión de dos individuos, uno por vez. Nuestras auras se entrelazan y es mucho más que tratar de llegar al final lo más rápido que puedas. No, el sexo espiritual es realmente una unión divina entre dos personas.

3. Eres consciente del otro.

 

Las conexiones son mucho más que el uso del cuerpo del otro, para tu propia satisfacción personal. Cuando tienes relaciones sexuales espirituales, es difícil saber dónde terminan y comienzan. Es como si pudieras sentir cada parte de su cuerpo, como si fuera una parte del tuyo.

4. Sus espíritus se entrelazan.

 

Incluso después de que el sexo espiritual ha terminado, sus espíritus siguen entrelazados unos con otros. Es una cosa permanente. Tomas mucho de su espíritu y toman un poco del tuyo. En muchos sentidos, es como si fueran uno.

5. Después, te sientes centrado.

 

Es casi como una meditación, después de que el sexo espiritual ha llegado a su fin, te sientes más fuerte, más nivelado y centrado.

Relacionado: 12 razones por las que debes tener sexo cada día

 

Usted tiene permiso de republicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediendonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior.

Deja un comentario