Estudio confirma que el #ADN de los #OMG puede pasar directamente a los #humanos

La idea de que el ADN de organismos modificados genéticamente (OMG), se descompone en el tracto digestivo y es transformado en algo inofensivo, una afirmación común en la industria, es evidentemente falso.

Un estudio reciente publicado en la revista científica PLOS ONE, encontró que grandes fragmentos de ADN derivado de alimentos transgénicos, son plenamente capaces de transferir sus genes directamente en el torrente sanguíneo, destruyendo el mito de que los alimentos transgénicos actúan sobre el cuerpo de la misma manera que los alimentos naturales.

Un análisis combinado de otros cuatro estudios independientes que participaron, con más de 1.000 muestras humanas y un equipo de investigadores de las universidades de Hungría, Dinamarca y los EE.UU. observaron el proceso de asimilación de los OMG, ya que actualmente se consumen en todo el mundo. Esto incluye los derivados de cultivos transgénicos, como el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) procedente de maíz transgénico por ejemplo, y la proteína de soja procedente de la soja GM, así como la carne procedente de animales alimentados con una dieta a base de GM.

Después de mirar los datos sobre cómo el cuerpo humano procesa estas y otras formas de OMG, el equipo descubrió que el ADN a partir de los OMG no se rompe por completo, durante el proceso de digestión.

Se encontró que, lo que normalmente sería degradado en constituyentes más pequeños, como aminoácidos y ácidos nucleícos, permanece unido. No sólo esto, sino que se encontró que estos fragmentos de ADN más grandes, pasan directamente al sistema circulatorio, a veces a un nivel más alto que el ADN humano real.

“Basados en el análisis de más de 1000 muestras humanas, de cuatro estudios independientes, se presenta evidencia de que las comidas derivan fragmentos de ADN, que son lo suficientemente grandes como para transportar genes completos, evitar la degradación, y por medio de un mecanismo desconocido, entrar en el sistema circulatorio humano” explicaron los autores en su resumen del estudio.

“En una de las muestras de sangre, la concentración relativa de ADN de la planta, es mayor que el ADN humano.”

Los genes de los organismos modificados genéticamente transferidos al intestino delgado, alteran la composición de las bacterias beneficiosas.

Este es un descubrimiento asombroso, que demuestra las falsas afirmaciones hechas por Monsanto y otras personas de que los transgénicos no son diferentes de los no-transgénicos, en lo que se refiere al cuerpo. Monsanto incluso afirma en su página de “Seguridad Alimentaria” para los OMG, que el ADN derivado de los OMG es “ampliamente digerido” y ” no hay riesgos presentes”, lo que ha demostrado ser mentira.

Sobre la base de este último análisis, de cómo los genes de los alimentos se transfieren desde el tubo digestivo a la corriente sanguínea, ahora es evidente que los genes de OMG pasan al torrente sanguíneo completo. Su presencia también se asocia con las principales condiciones inflamatorias, tales como la enfermedad inflamatoria del intestino, adenoma y cáncer colorrectal.

Se encontró que la presencia de genes transgénicos en el intestino delgado, también afectan a la composición de las bacterias beneficiosas, que son responsables de proteger el intestino contra los invasores extranjeros, y ayudar al cuerpo a absorber los nutrientes de los alimentos. Se encontró que las personas con ileostomías, o perforaciones en sus paredes abdominales, como resultado de cirugías, literalmente, albergaban secuencias de ADN completos a partir de OMG en sus tractos intestinales.

Nada de esto es del todo sorprendente, por supuesto, ya que las actividades biológicas detrás de cómo los transgénicos son procesados ​​por el cuerpo humano, nunca se han estudiado legítimamente. Las empresas de biotecnología han afirmado siempre  que los transgénicos son iguales a la comida real, sin ninguna evidencia que apoye esto, y esto ha sido suficiente para que el gobierno los mantenga en el mercado desde hace casi 20 años.

“Una pequeña mutación en un ser humano puede determinar mucho, el punto es que cuando mueves un gen, un sólo gen, un pequeño gen de un organismo a otro diferente, cambia por completo su contexto”, dijo David Suzuki, co-fundador de la Fundación David Suzuki. “No hay manera de predecir cómo va a comportarse, y cuál será el resultado”.

Fuente:

http://www.lifeadvancer.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.