Nunca limpiaras el interior de tus oídos

Interior. Es parte de tu rutina de ducha utilizar un hisopo en tus orejas? Puede que no sea la mejor idea.

En pocas palabras: los oídos no están destinados para la limpieza. Tus oídos tienen su propio proceso de higiene, y al poner objetos extraños en el oído, y “limpiar” hacia fuera, estás interrumpiendo el proceso natural del cuerpo. Incluso puedes potencialmente dañarte a ti mismo!

Cuando limpias tus oídos después de una ducha, eliminas el cerumen, también conocido como cera. El cerumen es una función saludable de la parte interior de tus oídos. Es protector y antibacteriano. Se origina cerca de tu tímpano, y poco a poco se abre camino, se seca y luego simplemente se cae. Este es el proceso normal de mantenimiento del oído.

¿Qué ocurre cuando utilizas hisopos de algodón?

Cuando colocas un hisopo en tus orejas, la cera es empujada más profundamente en el oído donde no va de forma natural. Esto puede provocar que quede atascada y atascada en el tímpano, causando posibles complicaciones médicas. También empuja hongos y bacterias del oído externo al oído interno,lo que puede causar infecciones entre otras complicaciones.

Tus oídos no deben ser limpiados. De acuerdo con el Dr. Douglas Backous, el director de la audición y la cirugía de base de cráneo en el Instituto de Neurociencia de Suecia en Seattle, cuando frotas con frecuencia la piel de tus oídos, la histamina se libera. Eso hace que la piel se irrite. Cuanto más se frota, más irritada se vuelve.

Si sientes como si tuvieras demasiada cera de oído, o los oídos están excepcionalmente sucios, puede ser hora de ir a tu médico. Tu médico puede recomendar hacerte una limpieza. No trates de hacerla tú mismo!

Puede ser el momento de ir al médico si:

  • Notas la acumulación de cera.
  • Estás experimentando tinnitus.
  • Tus oídos pican gravemente.
  • Te dan frecuentesdolores de oído.
  • Estás experimentando la pérdida de la audición.
  • Tus orejas tienen un olor fétido.
  • Hay una secreción procedente de los oídos.

En pocas palabras: es probable que sea hora de dejar de utilizar el hisopo de las orejas.

Usted tiene permiso de republicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediendonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior.

Deja un comentario