La verdad sobre el #café y el #alcohol

El Internet últimamente ha sido un hervidero, con la noticia de que el café revierte los efectos del alcohol. Si acabas de ver los titulares, podrías pensar que tu taza de mañana puede curar la resaca, y protegerte de cualquier otro daño causado por el alcohol.

Esto es, por supuesto, increíblemente falso. Los titulares de las noticias, están diseñados para atraer tu atención: eso es lo que hacen. El punto de conseguir tu atención, sin embargo, es que continúes leyendo el artículo siguiente al titular. El café no revierte los efectos dañinos del alcohol, en el cuerpo humano. El consumo excesivo de alcohol está vinculado a una miríada de efectos nocivos, tales como enfermedades del corazón, pancreatitis, cáncer, demencia y mucho más.

Leer: 10 Formas científicas para desintoxicarte de la adicción al azúcar (antes de que te mate)

Los beneficios y las consecuencias del café para la salud, están bien documentados, y los beneficios superan con creces a las consecuencias. El café también es, bastante bien tolerado por la mayoría de la gente. Es una fuente de potentes antioxidantes y minerales, y en la mayoría de los individuos da un impulso de energía bastante sustancial. Las personas que lo aman, a menudo no comienzan su día sin una taza (incluido el autor de este artículo). El café ha demostrado combatir el estrés, la fatiga, el Parkinson, la diabetes tipo II, la enfermedad del corazón hígado y más.

Lee: Estudios encuentran a las drogas psicoactivas más seguras que el alcohol al conducir

Estudios recientes, han demostrado un nuevo beneficio significativo del café: la capacidad para combatir la enfermedad hepática, enfermedad a menudo adquirida especialmente por los alcohólicos: la cirrosis. El análisis de estudios previos que abarcan 430.000 participantes, mostró que dos tazas de café al día reducen el riesgo de cirrosis en hasta un 44%. Si bien esta es una excelente noticia para los alcohólicos, cuyo abuso podría dar lugar a cirrosis, eso no quiere decir que se puede abusar del alcohol y tomar un par de tazas de café al día, y no sentir ningún efecto negativo. Como Samantha Heller, nutricionista clínica principal del Centro de Medicina Langone de la Universidad de Nueva York, dijo: “Por desgracia, aunque el café contiene compuestos que tienen efectos antioxidantes y propiedades anti-inflamatorias, beber varias tazas de café al día no puede deshacer el daño sistemático que es resultado de tener sobrepeso u obesidad, consumo excesivo de alcohol, sedentarismo o drásticamente mitigar una dieta poco saludable”.

Así que por ahora, sigue siendo una buena idea consumir alcohol en bajas a moderadas cantidades: una bebida al día para las mujeres y dos para los hombres. Y si estás bebiendo más que eso, es posible que desees considerar la reducción de tu consumo o, si encuentras que no puedes, conseguir un poco de ayuda para dejar de beber. Muchas personas han encontrado útil este programa, por ejemplo, y existen muchas otras opciones de tratamiento.

Fuente:

http://iheartintelligence.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario