El lado oscuro de los empáticos que

El lado oscuro de los empáticos que raramente ves

Lado. Los empáticos son típicamente conocidos como los curadores del mundo. Son las personas cuyos sentidos se agudizan – las que no sólo ven las diferentes energías del mundo, sino que las sienten, las experimentan.

Lado

Aquellos que no son empáticos podrían pensar que esta capacidad de sentir lo que otros sienten es un regalo, pero si puedes convencer a un empático para hablar de su don, podrían decirte que no siempre es sol y arco iris. De hecho, a menudo no es un regalo muy divertido de poseer en absoluto.

Debido a su don, mucha gente confía en ellos para apoyo. Los empáticos casi siempre son confiables porque hacen que la gente se sienta segura. Y mientras que el empático es capaz de manejar las emociones de los demás, también experimentan un poco de estrés debido a ellp.

El lado oscuro de ser un empático viene en forma de tener dos voces en conflicto constantemente rugiendo la una a la otra dentro de sus cabezas. Constantemente sienten lo bueno y lo malo, lo negativo y lo positivo, hasta el punto de sentirse abrumados.

Los empáticos son más susceptibles a las energías negativas en la vida. Su intensa capacidad de sentir no puede alejarse de los males profundamente arraigados que existen en el mundo. Su profunda comprensión de cómo el mundo existe y opera es suficiente para confundirlos y entristecerlos. Lo que no pueden entender es por qué este tipo de energía existe en primer lugar, si todo lo que hace es dañar a otros.

El lado oscuro de ser un empático es estar constantemente agotado y fatigado de las energías que absorbe. Pero, nunca lo sabrías. Porque el empático nunca se atreve a romper o a perder la compostura. Observan, reconocen y sienten en silencio.

Como muchos otros, los empáticos quieren ser amados y aceptados por quienes son. Pero, su generosidad y bondad  a menudo es aprovechada de los que sólo la toman, pero nunca dan. Los empáticos son ‘dadores’ por todos los medios, listos para mostrar bondad a los necesitados en todo momento.

El lado oscuro de ser un empático es no saber que ser tan desinteresado coloca una carga increíblemente pesada sobre uno mismo. Incluso los empáticos que reconocen la naturaleza pesada de su abnegación suelen optar por ignorarla, porque llevar ese peso es más significativo que dejarlo caer sobre los hombros de otra persona.

El lado oscuro de ser un empático es saber que voluntariamente descuidas tanto tu cuerpo como tu mente por el bien de los demás. Una negligencia que se acumula a lo largo de los años, resultando finalmente en la necesidad de volver a buscar el alma una vez más, una práctica que sólo tomamos cuando nos sentimos completamente perdidos.

El lado oscuro de ser un empático es saber que incluso cuando se enamoran, nunca lo hacen completamente. Simplemente no son capaces de dar cada onza de su corazón a otra persona. Ellos saben que si lo intentaran, la intensidad de la pasión probablemente sería demasiado para manejar, para ellos y sus parejas.

Es por eso que siempre mantienen una pequeña parte de ellos escondidos del resto del mundo. Levantan la guardia por necesidad, incluso si no quieren nada más que dejarla caer y sucumbir a un amor abrumador.

El lado oscuro de ser un empático es la guerra que siempre se libra dentro. La guerra que llevan contra la tristeza, la oscuridad y el lado triste de sí mismos que siempre está tratando de levantar su fea cabeza y llevarlos a la autodestrucción.

La única forma de luchar con éxito es aprendiendo a distinguir entre las emociones que son propias y las energías emocionales impostoras, que van invadiendo desde el exterior. Los empáticos necesitan personas que entiendan quiénes son, las personas con las que pueden hablar y quienes escucharán.

Los empáticos necesitan ser capaces de bajar la pared que han construido alrededor de sus sentimientos para que puedan permitir que su yo empático haga el bien en su propia vida.

De lo contrario, los empáticos están destinados a luchar una guerra dentro de sí mismos que nunca termina.

Fuente:

http://expandedconsciousness.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario