Las diferentes clases de alma gemela y su verdadero propósito

El propósito de la vida humana es regresar al amor incondicional. Dependiendo del tipo de relación, a medida que aprendemos a amar incondicionalmente, sentimos afecto, amistad y romance.

Aquí es donde encaja el alma gemela, y nuestras familias de almas están aquí para ayudarnos a aprender ese amor incondicional. El romance por sí solo no cumplirá esa misión, por lo que nuestras almas gemelas están aquí para ayudarnos a crecer y comprender.

Compañeros de Alma Kármica

Puedes tener muchas experiencias de almas gemelas kármicas en tu vida, es muy común. Estas almas gemelas entran en nuestras vidas para enseñarnos valiosas lecciones.

Las almas gemelas kármicas pueden ser familiares, amigos cercanos o incluso compañeros de trabajo, pero los humanos no son las únicas relaciones kármicas que tendremos, las mismas características kármicas que muestran los humanos se encuentran a menudo en nuestras mascotas, ya que muchos de nosotros las consideramos importantes y miembros especiales de nuestra familia

En ocasiones, las relaciones kármicas pueden ser de naturaleza romántica, sin embargo, por lo general no duran mucho, porque están destinadas exclusivamente para que aprendamos una lección de, para el crecimiento personal.

Compañera Alma Gemela

Esta relación de alma gemela puede y suele ser de naturaleza romántica, pero estas almas gemelas no suelen ser para siempre, al igual que las relaciones kármicas, estas almas gemelas entran en nuestras vidas para un propósito específico, y se van una vez que la lección ha sido aprendida.

Muchas personas pasan toda su vida con su Compañero Alma gemela, si aún no han conocido a su alma gemela, pero si se encuentran con su alma gemela mientras están en esta relación, podría sufrir y esto puede hacer que termine. Si continúa, no será una relación satisfactoria en absoluto. Si sientes que has sentido tu alma gemela mientras estás en una relación de Compañero, ¡no significa que necesites escapar!

¡Hay una razón por la que tu compañero alma compañera es parte de tu vida!

Una cosa que debes tener en cuenta es que terminar una relación existente únicamente porque uno siente que uno ha encontrado el alma gemela de uno nunca es una buena idea, porque con el tiempo te darás cuenta de que ambas asociaciones están destinadas a ser y ambas tienen un papel importante en tu vida.

Ponemos mucha de nuestra energía en la relación alma gemela compañera, que es un aspecto interesante.

Mientras que el alma gemela kármica tiende a ir lenta y fácilmente, sin esfuerzo, al igual que en el tipo de alma gemela, el vínculo complementario necesita trabajo y esfuerzo de ambos socios.

Llamas gemelas

La forma más alta de conexión alma gemela es la de la llama gemela.

Esta es tu alma la otra mitad, encontrar esta alma es como encontrarte a ti mismo.

Las personas pasan la vida buscando sin darse cuenta de que están buscando a alguien como ellos, y con frecuencia nunca los encuentran en esta vida.

La llama gemela siempre está presente, pero no siempre es evidente. ¿Cerramos nuestros ojos a ellos en lugar de observar y escuchar el anhelo de nuestras almas? La vida se establece a un ritmo tan rápido y nos olvidamos de tomar nota de las cosas que están justo en frente de nosotros.

Reconociendo a tus almas gemelas

Llama gemela

· Una sensación de saber. Una sensación de comodidad y una sensación de seguridad de que no importa a dónde vaya o qué haga que se reunirá.

· Intuiciones similares

· Sueños

· Saber que comparte un propósito superior

Compañero Alma gemela

· Un profesor

· Alguien que te refleja de muchas o muchas formas

· Alguien que puede haber pasado por una historia de vida o situaciones similares

· Alguien que te recuerda las lecciones que estás aquí para aprender, como el perdón.

Almas kármicas

· Un alma con la que has compartido otra vida con

· Alguien con quien puedas sentir una conexión cuando te encuentres. Tienes la sensación de conocer a esta persona previamente.

· Sentimientos intensos de amor, que necesitan estar juntos y, a veces, miedos.

Deja un comentario