5 Leyes del Karma

5 Leyes del Karma

Leyes. Las leyes del Karma pueden considerarse como las budistas, y como la versión hindú de la regla de oro, que es básicamente que debes hacer a los demás, como te gustaría que hicieran contigo. Esta regla de oro es declarada por prácticamente todas las religiones en el mundo, ya que nos enseña que somos responsables de nuestras acciones.

El budismo va un poco más allá, incorporando intención y pensamiento, así como la palabra hablada y la acción. Todo lo que sentimos, decimos, hacemos, y cada elección que tomamos, provoca ondas a través del tiempo, y estas elecciones son nuestro karma, ya sean buenas o malas. Echa un vistazo a estas cinco leyes del Karma:

Ley de la neutralidad, de la misma manera que la gravedad actúa como fuerza neutral y constante, las Leyes del Karma se aplican a todos los seres por igual, sin excepción. Existen sin preferidos, sin malditos; sólo existen los seres divinos manifestados por el Creador, y todos estos seres son amados y cuidados por igual, profunda y completamente.

Ley de Lecciones, cuando reencarnamos lo hacemos para aprender, lo que es y no es como el amor. Cuando nos movemos a través de mundos de dualidad, podemos aprender de experimentar los extremos opuestos: bueno-malo, problema-solución, etc., hasta que somos capaces de evolucionar en el amor divino, la alegría y la conciencia. Uno camina el círculo divino hasta que sus lecciones son aprendidas.

Ley de Equilibrio, el objetivo del aprendizaje de lecciones, es lograr un sentido de equilibrio. Los desequilibrios son los que impulsan tu ciclo personal de la reencarnación. Por ejemplo, cualquier cosa que traiga el odio a, es en lo que reencarnaras para, de manera que es posible que tengas la oportunidad de lograr el equilibrio. Porque solo puedes entender verdaderamente una cosa, cuando te conviertes en esa cosa; cesa el juicio y la acogida de las expectativas poco realistas.

Ley de la Expansión, debido a que todo en el universo es energía, el universo está en constante expansión de menores niveles a niveles de vibración más elevados. Y debido a esta expansión constante, el cambio y el crecimiento son casi seguros. El universo crece tejiendo su camino a través del caos, la reorganización, y el orden, en un largo ciclo sin fin de cambio y crecimiento, ejecutado con la esperanza de una mejora continua.

Ley del Amor, el Karma llega al punto de partida con el amor. Todo el propósito del Karma es para propulsar tu alma en un viaje personal de la reencarnación a través del universo, con lo que finalmente todos nosotros estaremos en un estado de amor divino, de alegría y de conciencia. El Karma cesa cuando se ha perfeccionado tu capacidad de amar incondicionalmente.

Fuente:

http://www.bbncommunity.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario