4 Diferencias entre las relaciones maduras

Maduras. La madurez de las relaciones, es una definición difícil de explicar. Las relaciones maduras, son las que duran. Una relación puede ser “madura” desde el primer día, la madurez en este sentido se refiere a la capacidad de resistencia, crecimiento y otras formaciones necesarias para una relación sostenible. Las relaciones maduras, pueden amargarse y convertirse en inmaduras.

A continuación nos fijamos en lo que separa a las relaciones maduras, de las inmaduras. Esas diferencias sutiles, que nos “enamoran” en las relaciones maduras. Es una experiencia mucho más estable que se trabaja para mantener el rumbo, pero lleva su propio impulso.

Las relaciones inmaduras se esfuerzan por unir a los dos en una sola persona sólida; Las relaciones maduras son sobre el trabajo en equipo de dos personas

Hay menos dependencia en una relación madura, y más trabajo en equipo. Las personas en relaciones inmaduras se esfuerzan por “completo” por la otra persona, un individuo compensa activamente las deficiencias del otro.

Hay una constante comparación sucediendo entre la pareja inmadura. Ellos están tratando de alinear los defectos de cada uno, con la fuerza correspondiente.

Esto consume mucho tiempo y energía. Las relaciones maduras están tratando de hacer mejor a los dos individuos. Cualquier comparación, sirve como una meta y plantilla de aprendizaje.

Las relaciones inmaduras pierden su pasión; las relaciones maduras crean la pasión

Las relaciones inmaduras se construyen, sobre la chispa apasionada inicial. La relación es impulsada y motivada, por la chispa inicial. Las relaciones maduras usan ese impulso emocional inicial, para establecer nuevas metas y descubrir nuevos aspectos de cada uno para deleitarse con ellos.

Las relaciones inmaduras fomentan una forma de amor asfixiante, ciega a las personas en ella. La gente en una relación inmadura, no siente la necesidad de crecer o explorar a su pareja, o su conexión. Se contentan con lo que saben. Esa cantidad de contenido emocional, a menudo no es suficiente para una relación a largo plazo.

Las relaciones maduras fomentan una forma de amor, que inspira el crecimiento. El placer inicial motiva tanto a las personas a explorar, como a crecer juntos.

Las relaciones inmaduras pelean por mensajes de texto; Las relaciones maduras prefieren el contacto cara a cara

 

Cualquier desacuerdo o malentendido, es importante. Las personas en relaciones maduras quieren seguir hablando de lo sucedido cara a cara. Hay más verdad y expresiones en el contacto humano real, en oposición a los mensajes de texto.

No se pueden expresar plenamente las emociones graves o profundas, a través de emoticones o mensajes escritos. Las personas en relaciones inmaduras toman sus largas conversaciones de texto, como prueba de la legitimidad de su relación. Se esconden detrás de sus pantallas. Este tipo de argumentos no son por lo general algo de importancia.

Las relaciones inmaduras son dictadas por líneas de tiempo preconcebidas; las relaciones maduras dejan que las cosas sucedan naturalmente

 

Cuando se mudaran juntos, cuando van a casarse, que si los aniversarios y los regalos grandes, todos estos son específicos para cada relación. Las parejas maduras dejan que la vida, las celebraciones y las responsabilidades sucedan cuando es bueno para ellos.

Las relaciones inmaduras se rigen por las normas y directrices externas, sin prestar atención a sus necesidades y deseos.

Fuente:

http://www.higherperspectives.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

 

Deja un comentario