¿Cuáles son los niveles más altos de la conciencia?

¿Cuáles son los niveles más altos de la conciencia?

Niveles. Cuando se nos pregunta qué es lo más importante en nuestra vida, la mayoría de nosotros seríamos capaces de responder a la pregunta. Naturalmente, podríamos encontrar respuestas diferentes, pero ese no es el punto; El punto es que somos capaces de responder. Pero mientras podamos responder, permanecemos separados de los niveles superiores de la Conciencia. ¿Cómo es eso posible?

La Naturaleza de la Conciencia Superior

Si deseamos descubrir cómo es posible, primero debemos examinar la naturaleza de la Conciencia superior. Un número de personas ha experimentado esos niveles más altos, y hay miles de informes sobre ese estado de Conciencia.

Sin embargo, si penetramos profundamente en esa experiencia, descubrimos que no existen niveles superiores de Conciencia, sólo la Conciencia misma. Que la Conciencia tiene sólo dos estados que somos capaces de experimentar: uno identificado con diversas formas, y uno que está libre de formas.

La Conciencia Identificada con las Formas

¿Qué significa esta identificación? Significa que nos identificamos con una forma (por ejemplo, nuestro nombre) que originalmente no nos pertenecía (todos nacemos sin nombre), pero a través de la identificación esta forma específica se ha convertido en una parte de nuestra existencia.

Cuando la Conciencia se identifica con una forma, aparece el Ego. El Ego siempre significa una especie de identificación, autodeterminación (yo soy un hombre, soy un padre, soy un inglés, soy cristiano, etc.) El Ego, por lo tanto, descansa en nuestra identificación con las cosas que son importantes para nosotros. Si soy capaz de responder a la pregunta, “¿Qué es importante para mí?” Estoy en el estado de identificación con las formas.

Este estado de Conciencia es siempre restrictivo y exclusivo. La identificación siempre está precedida por un proceso de selección: esta cosa -esta forma- es importante para mí, mientras que aquella no lo es. Usualmente elegimos las formas que encontramos hermosas, buenas y valiosas, ya que se espera que nos hagan hermosas, buenas y valiosas personas. La selección siempre viene de la mano con la ansiedad y el temor de que podamos perder lo que es importante para nosotros y, junto con esas cosas, podamos perdernos.

El proceso de identificación no se detiene sólo porque nos hemos convertido en ayudantes espirituales. Ahora diferentes cosas se están volviendo importantes para nosotros, por ejemplo, el estado extendido de la Conciencia o la experiencia de la proyección astral. En ese estado de Conciencia, nos identificamos con estas experiencias, estos son los factores que son importantes para nosotros, que proporcionan la identidad de nuestro Ego espiritual. Nada ha cambiado realmente, aparte de las formas con las que nos identificamos.

La Conciencia Libre de Formas

Hay momentos en la vida de todo el mundo cuando nuestra identificación con las formas se afloja un poco por un corto tiempo, y en ese instante podemos experimentar un estado completamente diferente de la Conciencia.

Cuando nuestra identificación con una forma cesa, un nuevo espacio se genera entre nosotros y la forma y somos capaces de ver y reconocer que no somos idénticos con esa forma. Con la disolución de la identificación, el Ego también desaparece. Cuando estamos en ese estado de Conciencia y nos preguntan lo que encontramos importante en la vida, simplemente somos incapaces de responder a la pregunta, ya que todo lo que antes considerábamos importante desapareció junto con el Ego. Sin embargo, sentimos que estamos vivos, y no desaparecimos con el Ego.

Lo que experimentamos entonces puede ser mejor denominado como Ser. Sólo existe la existencia pura, somos testigos oculares, contemplando la danza de formas que nos rodean. No nos identificamos con nada, somos una Conciencia libre de la obligación de hacer elecciones. Somos libres e independientes de las formas y de la necesidad de elegir entre ellas. Todos nuestros sufrimientos y problemas han desaparecido, estamos rodeados de paz y tranquilidad.

* Despertar del estupor de las identificaciones *

En la mayoría de las ocasiones, uno es capaz de experimentar ese estado de Conciencia libre de identificaciones sólo por períodos muy breves. Esta es, sin embargo, una de las más maravillosas y ciertamente una de las experiencias más importantes en nuestra vida. Nos despierta, de hecho nos sacude del estupor de las identificaciones.

Una vez que tengamos esa experiencia, nuestro estado de alerta aumentará, y prestaremos cada vez más atención al momento presente. Cuando estamos alerta y cambiamos el centro de nuestra existencia en el “aquí y ahora”, nuestra identificación con las formas se aflojará aún más. Tales momentos pueden aparecer cada vez más frecuentemente en nuestra vida. Como estamos ligados a las formas a un grado menor, los períodos y la intensidad de estas experiencias aumentan. Al final, seguirá siendo la única realidad para nosotros.

Fuente:

http://expandedconsciousness.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario