7 Señales de que eres una persona muy

1. Amas a los demás sin esperar nada a cambio.

Persona. Tu sabes que no siempre vas a conseguir de vuelta el amor de las personas, pero eso no te detiene. En un mundo oscuro, te das cuenta de que tienes que ser un faro de luz. Así que le ofreces al mundo todo el amor que tienes, sin esperar nada a cambio.

2. Te ves a ti mismo como parte de la red.

Muchas personas miran la red de la vida, y piensan que son la araña que la edifican. Pero es como John Muir dijo, no se puede tirar de una parte de la red sin encontrarla conectada con todo lo demás. Tu entiendes plenamente, que eres  parte de la red.

3. Vives la vida con humildad.

Una persona altamente espiritual, es capaz de darse cuenta de que no ha obtenido todo lo que tiene por si mismo. Lo hizo con la ayuda de prácticamente todos los demás. Ellos viven la vida, llena de humildad.

4. Estás bien con no saber la respuesta.

La religión nos da las respuestas, no importa lo ridículas que estas respuestas sean. Es una respuesta, a una población desesperada por una idea de cómo funciona el mundo. Sin embargo, las personas espirituales disfrutan del aprendizaje y la exploración de nuevas ideas, y de encontrar nuevas maneras de conseguir las respuestas. Y si no pueden encontrar una respuesta, eso está bien.

5. Perdonas y olvidas.

No te permites mantenerte enojado, o guardar rencor. Cuando las personas te hacen daño, tu perdonas y olvidas rápidamente.

6. Tu corazón está en paz.

No importa que cosas horribles estén sucediendo en el mundo,  has encontrado la paz en ti mismo. Tu corazón no siente miedo, ira, o cualquier otra emoción profundamente negativa.

7. No tienes apego a las cosas materiales.

La espiritualidad no se trata de cuántos cristales tienes, o de cuanto incienso coloques en tu casa. No se trata de cosas materiales. Se trata de lo que tienes dentro de ti.

Fuente:

http://www.higherperspectives.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario