9 Prácticos consejos de meditación

Prácticos. Mi práctica de meditación, es la cosa más amorosa y compasiva que he hecho por mí misma. A través de mi práctica he dejado de utilizar drogas peligrosas y nocivas, dejé de estar deprimida y de no ser genuina.

Los beneficios que experimento hasta el día de hoy, son más de los que puedo enumerar aquí. La ciencia ha encontrado el poder de la meditación, y ha comenzado a diseccionar el método para comprenderla mejor.

La meditación puede ser difícil al inicio. Puedes tener un temor abrumador de ” lo estaré haciendo bien?”, y “No soy lo suficientemente fuerte como para detener mi mente, o lo suficientemente inteligente para que esto funcione”. Con todas las grandes tareas, empiezas con pequeños obstáculos, ganando experiencia y confianza. A continuación se presentan algunas maneras de vencer, las dificultades que se le presentan a las persona al tratar de meditar.

Establece un tiempo mínimo para estar sentado

Empieza con un poco y mantenlo así durante unos tres meses. Siempre puedes ir por encima del mínimo, pero manteniendo bajo el nivel de base, te puedes fijar metas que cumplir. Yo recomendaría dos o tres minutos, en un primer momento. Después de tres o cuatro meses, no dudes en agregar un pequeño incremento, de cinco a siete minutos.

Cuenta y conectate con tu respiración

Siempre comienzo mi práctica, contando la respiración. Esto ayuda a tu cerebro para empezar a centrarse, y revela qué tan activa es tu mente subconsciente. Puedes contar la respiración como tu quieras, pero se recomienda no ir más allá de diez. Después de contar las respiraciones empieza de nuevo. Continuando hasta diez nuevamente.

Trata de no sentirte frustrado

Realmente no es el mejor consejo, esto es difícil de hacer al principio. La meditación y otros ejercicios de conciencia, son parte de tu práctica espiritual. No hay perfección, sólo progreso. La tendencia a estar atento y concentrado cambia ( a veces de manera muy dramática) a medida que avanzas. Durante meses vas a estar tranquilo, contenido y consciente, entonces un día no puedes contar hasta tres, sin pensar en patos.

Establece un momento y adhiérete a el

Por la mañana, por la noche, justo después del trabajo, trata de encontrar la misma hora para meditar. Este patrón te ayudará no sólo a seguir tu progreso más a fondo, sino también este tiempo determinado te ayudará a asegurarte de cumplirlo a cabalidad. Si vas a meditar “cada vez que tengas tiempo”, entonces es probable que dejes de meditar, o hacerlo de forma muy inconsistente.

Prácticos

No te preocupes por “despejar tu mente”

Resistir activamente, y tratar de reprimir pensamientos no deseados sólo los hace más poderosos. Los pensamientos son impulsados en gran parte, por la atención. Cuanto más intentas no pensar en elefantes, más amplia será la gama de elefantes que verás. Especialmente cuando inicias por primera vez, parece que te encuentras sentado en medio de un torbellino mental o emocional.

Sonríe a la tormenta, sonriete a ti mismo, reconoce cualquier dolor o deseo. Sonríe compasivamente y libera todos los pensamientos (libero con mi exhalación). Puede que tengas que hacer esto un par de veces, por pensamientos rebeldes. No van a desaparecer de inmediato, pero de inmediato te darás cuenta de un alivio de ese “peso”, y una ampliación de la perspectiva.

Comprometerse y simplificar

El “cómo” de la mediación requiere experiencia, el conocimiento y la disciplina espiritual. En primer lugar trata de simplificar tus objetivos, y simplemente medita. No quedes atrapado tratando de mantener un progreso, al estilo de los libros de texto. Ya que todavía no es lo más importante. Puedes sentarte en una silla, en el suelo, con las piernas cruzadas, sobre las rodillas o como sea que te sientas bien. No eres un monje (todavía).

Después de un par de sesiones, comenzarás a entender más y encontrarás lo que funciona para ti. Si te sientas en una silla, ten en cuenta que estás tratando de estar centrado, así que no te sientes en una mecedora. Asegúrate de estar conectado a tierra firme.

Encuentra o desarrolla una comunidad

Los budistas llaman a una comunidad espiritual una sangha. Estas son personas afines, que están en busca de las mismas respuestas que tú. Juntos, todos ustedes pueden apoyar, enseñar, celebrar y fortalecerse mutuamente. Mira a tu alrededor en tus centros comunitarios locales, estudios de yoga, centros de atención y cosas de esa naturaleza. Busca mentes honestas y abiertas.

Prueba con una meditación guiada

Puedes encontrarlas en los centros de atención plena, centros comunitarios locales, estudios de yoga, templos y escuelas. Si quieres probar algo en la comodidad de tu hogar, hay muchos podcasts y vídeos en que ofrecen una guía de voz para impulsar tu sesión.

¡¡Sonríe!!

Existe una gran cantidad de concentración y disciplina, en la meditación. Si bien es un trabajo de amor, podemos expresar negatividad en silencio, sin querer. No tengas miedo de sonreír físicamente! No debes tratar de sonreír todo el tiempo si deseas que los músculos de tu cara estén relajados, pero sonríe cada vez que puedas.

Fuente:

http://www.higherperspectives.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.