Este preescolar ZEN enseña a los niños

Preescolar. En nuestra sociedad ocupada de hoy, el estrés es un fenómeno a menudo recurrente. No sólo influye en los adultos, esto también influye en los niños. De vez en cuando no reciben el cuidado y la atención que merecen y necesitan, como resultado, los niños no llegan a disfrutar de su infancia en la manera que deberían.

La educación y las instalaciones donde los niños permanecen durante el día se han convertido en algo esencial en la crianza de la vida de un niño. Es por eso que muchos padres están muy preocupados cuando se trata de dónde y quién esta al cuidado de sus hijos mientras trabajan durante el día.

Esto llevó a muchos tipos diferentes de educación preescolar, y escuelas en todo el mundo, a tener un enfoque más integral. Desde la educación Waldorf hasta Montessori y muchos otros. Todos con sus propias filosofías y teorías diferentes de las mejores maneras de educar a los niños . Todos y cada uno con su forma única de manejar a un niño. Todos tienen muchas ventajas interesantes. El siguiente tipo de preescolar va incluso un paso más allá y es único en su clase.

Screen Shot 2016-07-18 at 11.40.26 AM

En este vídeo, seguimos la historia de un niño llamado Matheus. Él fue abandonado y maltratado por su madre. Su vecino Joel se convirtió en el cuidador principal del niño y tenía mucho miedo en dejar al niño con otras personas. Hay un lugar donde el confío para dejar a Matheus;

Teniendo la atención plena como un componente de la instrucción. Se ha dicho que la atención plena disminuye el estrés, mejora el comportamiento de los estudiantes y aumenta la capacidad de concentración. En Sao Paulo, Brasil, rodeado de barrios pobres nos encontramos con el preescolar Zen llamado Ananda Marga Centro, en el que prestan guardería a tiempo completo. Un lugar en el que muchos padres confían a sus hijos. Aquí es donde los niños de hasta cuatro años de edad llegan a practicar técnicas de pensamiento, la meditación y el yoga. No importa si un niño es rico o pobre, todos ellos son tratados por igual.

“Tratamos de ofrecer un enfoque diferente, uno positivo. Esto lo hacemos al hacer que los niños se sientan queridos y dejando que ellos expresen sus sentimientos y emociones. Al darles toda la atención que se merecen. Nos centramos en su equilibrio, la educación y los valores. Nos implicamos en todo el proceso de aprendizaje; cognitivo, intelectual, físico y creativo.” Dice la directora Juscelina.

Un lugar donde los niños tienen la oportunidad de expresarse plenamente y verdaderamente ser niños, de la manera en que merecen serlo.

¿Cómo te sentirías acerca de enviar a tu hijo a un entorno tan singular?

Fuente:

http://thespiritscience.net

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario