Debes quemar hojas de laurel

Quemar. Varios olores pueden tener efectos poderosos sobre el cuerpo, y algunos de ellos te pueden sorprender.

Quemar

Por ejemplo, el aroma de laurel relaja el cuerpo, calma la mente, y crea un ambiente relajante. A pesar de que es posible que comúnmente encuentres, y utilices, esta hoja en la cocina, tiene varias otras aplicaciones en diversas áreas.

Hay varias propiedades medicinales que se encuentran en las hojas de laurel. De hecho, las hojas de laurel se han utilizado y valorado desde hace miles de años, que datan tan atrás como los antiguos griegos.

Son un potente remedio anti-inflamatorio, y proporcionan propiedades calmantes, así, que puede ser extremadamente útil en casos de epilepsia.

Maravillosamente, también pueden liberar eficazmente las vías respiratorias constreñidas, ayudar a controlar los niveles de colesterol, reducir los niveles de estrés, coadyuvar con el tratamiento del insomnio, y mantener una presión arterial saludable.

Si deseas disfrutar de los beneficios de las hojas de laurel, sólo tienes que colocar de 5 a 10 hojas en una pequeña olla de agua hirviendo, luego añadirla a las comidas. Además, se puede utilizar como un incienso para llenar tu casa con un aroma dulce y suave. Basta con colocar unas cuantas hojas en un quemador de incienso o en un tazón, y encenderlas cuidadosamente. Entonces, después de que se hayan encendido, apagarlas y dejar que el humo calmante impregne tus sentidos.

Además, son excelentes para el uso como repelente de cucarachas. El aroma de las hojas de laurel mantiene a las cucarachas a distancia, y son una alternativa segura a los productos químicos tóxicos para ti, tus hijos y tus mascotas. Puedes colocar hojas de laurel a través de tu espacio en el jardín o en la cocina, o en cada rincón de la casa o en el garaje. También puedes utilizarlas, secas, o frescas de la huerta, pero para obtener mejores resultados, usa hojas secas, ya que su olor es más fuerte.

Fuente:

http://www.theearthchild.co.za

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario