3 Químicos de amor que son la razón real

Químicos. ¿Por qué ese viejo cliché de que a las niñas les gustan los chicos malos que las maltratan?

¿Por qué estamos atraídos a personas que podrían ser tóxicas para nosotros?

Podría ser su misteriosa personalidad, o los momentos emocionantes que tuvimos con ellos que parecen brillar. Muchas personas se sienten atraídas por las relaciones en las que quieren ayudar o solucionar a la otra persona, y que suelen ser una receta para el desastre.

Químicos

Algunos de nosotros hemos tenido relaciones en las que sentimos que hemos sido tratados injustamente, sin embargo, fueron al mismo tiempo dulces y nos mostraron diferentes formas de bondad.

Como con todo en este universo, siempre hay un flujo y reflujo de energía entre las personas. Cuando nos encontramos con alguien de interés que no nos muestra la disponibilidad emocional, nos dará más energía para tratar de tener una respuesta. Esto puede crear un ciclo de ceder más energía de la que recibes.

Por supuesto, es nuestro cerebro disparando diferentes sinapsis, que nos hacen sentir emociones muy profundas. La primera de las cuales sería la dopamina.

La dopamina

También conocida como el centro de placer del cerebro, la dopamina controla los neurotransmisores que se asocian a sentimientos de felicidad. Cuando tenemos momentos intensamente felices con alguien, los productos químicos liberados en esos momentos se pegan a nosotros.

Así que cuando las relaciones toman un giro negativo y permaneces en ellas, puedes llegar a ser como un jugador en una máquina tragamonedas.

Sigues invirtiendo tu tiempo y energía en algo que recibes de vez en cuando.

Es como colgarse de los pocos buenos momentos, en los que hay muchos momentos malos acumulados. Es esa sensación de seguridad en aquellos buenos tiempos, lo que te hace querer más, incluso a expensas de tu propia felicidad.

La oxitocina

La oxitocina, también conocida como la hormona del cariño o el amor de nuestro cerebro. La oxitocina se libera cuando tenemos un vínculo físico con alguien y por el poder del tacto, nos sentimos más cercanos. Es el mismo vínculo que tuvimos con nuestra madre al nacer. No sólo produce una sensación de deseo, sino también de confianza!

Así que cuando te has unido con una persona físicamente, realmente te has unido con ellos, tanto mental como emocionalmente.

Este producto químico crea nuestro sentido de conexión a través de lo físico.

Es algo que nos hace sentir seguros, al igual que cuando éramos un bebé con nuestra madre.

Puede ser algo que anhelamos incluso cuando es de alguien que sólo te lo da de forma condicional.

La serotonina

La serotonina es la sustancias química que regula y estabiliza nuestros patrones del estado de ánimo y el pensamiento. Curiosamente, las exploraciones han demostrado que cuando estamos enamorados, los productos químicos en nuestro cerebro se parecen a los que tienen TOC. Muchos de nosotros prestamos demasiada atención a nuestras parejas y esto a veces puede parecerse a la obsesión.

La serotonina es responsable de esos recuerdos de ensueño y de los momentos más encantadores del pasado. Es algo que nos lleva hacia atrás, y que está lleno de nostalgia.

Es importante centrarte en ti mismo, en cualquier relación, tu debes ser tan importante como la otra persona. Si te encuentras comprometiendo tus necesidades más de lo que se siente bien, es necesario evaluar la naturaleza de tu relación.

Si hay mucho más negativo que positivo,  es importante sopesar tus opciones.

Si sabes que tu relación vale la pena y se puede hacer algo para crear armonía, depende de ti y tu pareja ser lo más claros y comunicativos como sea posible.

Esto hará que la relación tenga más claridad y comprensión, que es la base para el crecimiento y la transformación real.

Fuente:

http://thespiritscience.net

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario