7 Cosas que debes recordar cuando la energía

Recordar. La negatividad puede afectar todas las áreas de tu vida. La identificación de patrones de energía y de pensamiento negativos son una parte importante del reto a ti mismo y quienes te rodean, a un punto de vista más realista. Puede mejorar tus relaciones y tu perspectiva global sobre la vida.

Mantén estas cosas en mente cuando te encuentres rodeado por la energía negativa y utilízalas para ayudarte a moverte fuera del espacio negativo.

7 cosas que debes tener en cuenta cuando la energía negativa te rodee:

Encuentra la Fuente de la Energía Negativa

Cuestiona tus pensamientos y los pensamientos que te están influenciando. Antes de que puedas tomar medidas para disminuir la negatividad que te rodea, debes cuestionar la energía negativa para encontrar la fuente de la misma. Una vez hecho eso, podrás comenzar a darte de baja de la emoción que te rodea.

Simplemente tratar de eliminar la energía negativa, no hace mucho por la razón que está presente en primer lugar. Si no llegas al meollo de la cuestión, es probable que se vuelva recurrente, por lo que mantén el interrogatorio hasta que lo logres.

Enfócate en soluciones

El siguiente paso lógico en el interrogatorio y la comprensión de la energía negativa a tu alrededor, es centrarte en cómo erradicarla, y evitarla en el futuro.

¿Por qué centrarte en la solución?

La respuesta es simple: terminas recibiendo más de lo que te enfocaste. Con ese principio básico en mente, tiene sentido centrarte en la solución en lugar de en la energía negativa y los problemas asociados a ella.

Rodéate de personas positivas

Cada día entras en contacto con una variedad de diferentes personas. Algunas de estas personas nos hacen más felices, y otras pueden tener el efecto contrario. Quienes permitimos que nos influyan depende de nosotros, y la decisión de pasar más tiempo con personas positivas te ayudará a prevenir la acumulación de energía negativa a tu alrededor.

Acepta posibilidades y suprime tus expectativas

Las personas felices no están contentas porque las cosas malas no les suceden a ellos, ellos son felices porque saben cómo manejar las cosas malas. Alguien que es feliz tiene retos similares a los que no son felices. La diferencia es que suprimen sus expectativas de lo que pueda pasar, y se concentran para crear la mejor situación posible, no importa si termina bien o mal.

Saber que la vida podría darte algunas cartas buenas y algunas malas, y liberar las expectativas hace más fácil trabajar a través de las situaciones porque estás dispuesto a aceptar lo que suceda. La clave es no estar en situaciones en las que la energía negativa te rodee, y tomar medidas de inmediato para retroceder a un espacio positivo.

Muestra Compasión

No importa lo malo que recibas, recuerda que la energía negativa a tu alrededor no siempre es por ti. Mientras que seas responsable de la energía que creas, no debes cargar sobre tus hombros la carga de energía negativa de los demás.

Ve la importancia de esta distinción, porque si puedes separarte de la energía negativa de los demás, podrás centrarte en llegar al corazón del asunto, lógicamente, sin permitir que la emoción se prenda a ti.

Enfócate

A veces, cuando la energía negativa viene a nosotros desde todas las direcciones, tenemos dificultades para saber qué hacer. Es tan intenso que nos puede paralizar en la inacción. En lugar de hacer frente a una gran bola de negatividad a la vez, trata de hacer una cosa pequeña. Solo una.

Hacer una cosa agrieta un espacio abierto en la energía negativa para que lo positivo pueda empezar a brillar. Ese poco de positivismo comenzará a construir, y tu motivación podrá hacer más “cosas” que impulsarán a la eliminación de la energía dañina.

Acéptalo o déjalo ir

Con todo en nuestras vidas, ya sea positivo o negativo, tenemos dos opciones: aceptarlo o dejarlo ir. Aceptarlo significa aceptar la fuente negativa a tal punto que puedas empezar a moverte a través de ella. Esto no significa que estás comprometido a permitir que la energía negativa permanezca e influya en tu vida. Aceptar significa manejar el reto y crear un cambio.

Cuando la energía negativa te rodea, es obvio que un cambio es necesario. Esto no significa que el cambio ocurrirá o resolverá el problema de inmediato. Si persiste la negatividad puedes ver que se ha convertido en un ciclo tóxico que ya no te sirve, y tienes que llegar a un acuerdo y dejarla ir.

Al final, tienes que hacer lo que es correcto para ti y tu bienestar mental, y la felicidad general. No es fácil dejar de lado las cosas que solían importarte. Cuando no están sirviendo a tu bien más elevado, y posiblemente te están haciendo daño, ¿qué opción tienes?

Toma conciencia de los mensajes que estás recibiendo a lo largo del día. Encuentra las fuentes de los mensajes negativos y empieza a eliminarlas de tu rutina diaria. Aprende a reconocer el tipo de pensamientos poco saludables que posiblemente encuentres. Inicia teniendo un diálogo interno acerca de cómo manejar estas situaciones ahora, antes de estar en el momento. Conocer cómo vas a manejar la situación antes de que ocurra, te ayudará cuando llegue el momento.

Fuente:

https://www.powerofpositivity.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario