Las 5 sorprendentes y menos conocidas razones

Sorprendentes. La obesidad se ha convertido en un problema masivo en los Estados Unidos. ¿Qué tan grande es el problema preguntas tú? Se reporta que 1 de cada 3 estadounidenses hoy, son obesos. Eso es una estadística que no puede ser ignorada por mucho más tiempo.

En su artículo, los estadounidenses son enormes: 5 razones sorprendentes por las  que podemos estar cada vez más gordos, la autora Martha Rosenberg , señala que el peso de la media de América aumentó 24 libras en las cuatro décadas entre 1960 y 2000, los gustos de los cuales ella cree están asociados a 5 factores clave.

Sin embargo, estos factores pueden ser sorprendentes para la mayoría considerando que ninguno de los factores que se mencionan son las causas más comúnmente discutidas sobre la ganancia de peso, las calorías.

Mientras que las calorías son definitivamente una parte crucial de la ecuación, hay una serie de otros factores ambientales y de estilo de vida que pueden desempeñar un papel mucho más importante, sobre todo porque la mayoría de las personas no se dan cuenta que están siendo afectados por ellos, y por lo tanto fallan en hacerles frente. Estos factores son los siguientes:

# 1 Los antibióticos en los alimentos y Medicina.

Lo que muchos no entienden, es la fuerte conexión entre nuestro microbioma y el aumento de peso. La evidencia sugiere un intrincado vínculo entre el uso excesivo de antibióticos y el aumento de peso.

Hay una tendencia común en las personas, de tratar todas sus infecciones con antibióticos. El problema con el uso excesivo de los antibióticos, es que elimina las bacterias buenas en tu intestino. Las bacterias beneficiosas (los probióticos) son, de hecho, tan cruciales para tu salud que los investigadores los han señalado como “un órgano recién reconocido.”

Los EE.UU. utilizan cerca de 30 millones de libras, de antibióticos cada año para cultivar alimento de animales. Esto representa aproximadamente el 80 por ciento de todos los antibióticos utilizados en los EE.UU. En el ganado, los antibióticos se utilizan tanto para protegerlos de las enfermedades como para promover el aumento de peso.

La investigación sugiere que los antibióticos  contenidos en la carne, tienen el mismo efecto de aumento de peso en los seres humanos que la consumen.

# 2 Otros fármacos que fomentan el crecimiento y  que son utilizados en la producción ganadera.

Otros medicamentos utilizados para engordar el ganado, tienen efectos incrementando la ganancia  de peso en los seres humanos. La ractopamina es un ejemplo. Esta droga beta-agonista funciona como factor de crecimiento mediante el aumento de la síntesis de proteínas, de esta manera hace que el animal sea más musculoso.

En medicina humana, los beta-agonistas también se encuentran en medicamentos para el asma, y este terco aumento de peso  es, de hecho, una queja común entre los pacientes con asma que usan Advair (una droga beta-agonista), tanto así, que el fabricante ha añadido el aumento de peso a la lista de efectos secundarios para la venta.

Otros países han prohibido el uso de potenciadores de crecimiento en animales, y por buenas razones. Estos fármacos han sido conocidos por causar infertilidad, defectos de nacimiento, discapacidad, e incluso la muerte.

# 3 disruptores endocrinos

Muchos productos domésticos comunes contienen disruptores endocrinos, algunos de los cuales son estructuralmente similares a las hormonas como el estrógeno, y por lo tanto pueden afectar las funciones normales del cuerpo de una persona.

Los ejemplos incluyen bisfenol-A (BPA), PCBs, ftalatos, triclosan, pesticidas agrícolas, y retardantes del fuego.

Ciertos productos químicos agrícolas, glifosato, en particular, también pueden afectar su peso, por obliterar las bacterias intestinales saludables. Investigaciones recientes han demostrado que el glifosato causa perturbación extrema, de las funciones y los ciclos de vida de los microbios, y preferentemente afecta a las bacterias beneficiosas, lo que permite a los agentes patógenos crecer en exceso.

En los EE.UU., la gran mayoría de la gente está consumiendo glifosato proveniente de la ingeniería genética (GE), de azúcar, maíz, soja y trigo disecado cultivados convencionalmente. Además de la alteración de tu flora intestinal, el glifosato también aumenta los efectos dañinos de los otros residuos químicos procedentes de los alimentos, y las toxinas ambientales.

# 4 Edulcorantes Artificiales (AS)

De nuevo, hay un error enorme cuando se trata de edulcorantes artificiales. Se comercializan como “hacer” “dieta”, sin embargo las investigaciones sugieren lo contrario.

Se ha demostrado que los edulcorantes artificiales estimulan el apetito, aumentan los antojos de carbohidratos, estimulan el almacenamiento de grasa y el aumento de peso. Estos engañan a nuestro cerebro para que piense que está recibiendo azúcar, y cuando no llega el azúcar, las señales del cerebro indican que necesita carbohidratos. Por lo tanto promueven el ciclo del aumento de peso.

Un estudio citado en un artículo reciente en Demócrata y Crónicas, “encontró que los bebedores frecuentes de refrescos de dieta, tuvieron aumentos en la circunferencia de la cintura que eran 500 por ciento mayores, que los no bebedores de refrescos de dieta.”

# 5 La Venta Furtiva de comida chatarra

Los niños son el blanco principal de la comercialización de alimentos chatarra. Esto lo vemos en líneas de pago, donde las barras de chocolate, dulces y refrescos están colocados estratégicamente al nivel de los ojos de los niños. Este tipo de marketing debe estar funcionando, ya que uno de cada tres (1/3) niños en los EE.UU., hoy en día es considerado obeso. Este tipo de estilo de vida es obviamente, un perjuicio hacia los niños, tanto física como emocionalmente.

Los niños están expuestos a la comercialización a través de la concesión de licencias de marca, la colocación de productos, las escuelas, la comercialización de sigilo, marketing viral, DVDs, juegos, e Internet. Según un informe de 2013 por el Instituto de Medicina (IOM), los niños de  2 a 11 años de edad, ahora ven un promedio de más de 10 anuncios de comida en televisión por día.

Un reportero de las Naciones Unidas especializado en  el derecho a la alimentación, Olivier De Schutter advirtió recientemente que, “la obesidad es una de las más grandes amenazas para la salud global inclusive más que el consumo de tabaco.” La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) también emitió recientemente una declaración sobre la obesidad y el cáncer, en la que ellos también afirman que “la obesidad está superando rápidamente al tabaco, como la principal causa prevenible de cáncer.”

Durante la cumbre anual de la Organización Mundial de la Salud de este año, Schutter instó a las naciones a unir fuerzas para colocar regulaciones más estrictas sobre los alimentos poco saludables, diciendo: “Así como el mundo se unió para regular los riesgos del tabaco, un convenio audaz sobre dietas adecuadas debe ser acordado ahora”.

Cómo evitar los factores antes mencionados de aumento de peso

Como se mencionó anteriormente, una de las principales formas de evitar el aumento de peso es examinar la calidad de la comida que está comiendo, en lugar de la cantidad (calorías).

La comida orgánica no contiene conservantes químicos nocivos, hormonas, o pesticidas que causen aumento de peso. Mantente lejos de los alimentos excesivamente procesados, ya que sólo te sientes frustrado cuando descubres que la comida que estás comiendo, se ata a los factores de ganancia de peso antes mencionados.

Si se anuncian los alimentos, es casi seguro que son malos para ti. ¿Cuándo fue la última vez que viste manzanas en una publicidad comercial? Kale? No lo creo.

Compra alimentos integrales, y orgánicos, y cocínalos desde cero. Esto reducirá automáticamente el consumo de azúcar, que es la causa de la resistencia a la insulina y el aumento de peso. Si compras productos orgánicos, también cortas su exposición a los pesticidas y los ingredientes genéticamente modificados, y abandonando los alimentos procesados, evitarás automáticamente los edulcorantes artificiales y las dañinas grasas procesadas.

Las grasas saludables son esenciales, así que asegúrate de no consumir las grasas malas. Las fuentes de grasas saludables para añadir a tu dieta incluyen al aguacate, al coco, al aceite de coco, el aceite de nuez orgánico sin calentar, las nueces crudas y las semillas.

Opta por envases de acondicionamiento y almacenamiento de vidrio, para evitar los productos químicos disruptores endocrinos.

Haz del proceso un viaje de aprendizaje, implementa cambios lentos, y diviértete en el camino. Comer limpio no tiene que ser una lucha.

Queremos escuchar tus sugerencias, o historias de cambio a una dieta saludable. ¡Compártelas con nosotros abajo!

Fuente:

http://www.collective-evolution.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.