Sólo 1 de cada 4 Personas pueden ver todos

Ver. Todos sabemos que el cielo es azul, pero ¿veo el azul de la misma manera en que tú lo haces? Internet tuvo una crisis existencial en todo sentido, sobre el color de un vestido, y se ha convertido en  algo bastante evidente el hecho de que, no todo el mundo ve los mismos colores.

La profesora Diana Derval, una experta en neuro-marketing, ha publicado una prueba interesante que determina el número de conos que tienes.

En realidad, todo se reduce a la cantidad de conos, o receptores de color, que tienes en tus ojos. Después de que hice esta sencilla prueba, fue fascinante ver cómo muchas personas, y criaturas, ven el mundo de la misma manera que lo hago yo…

Ver

¡Haz la prueba de abajo y escribe los resultados en la sección de comentarios!

¿Cuántos viste?

Si viste…

Menos de 20 colores distintivos: Derval dice que eres un dicrómata, y sólo tienes dos conos en el ojo. El veinticinco por ciento de la población es dicrómata. Sin embargo, no te preocupes, estás en buena compañía, los perros también son dicrómatas. Derval dice que los dicrómatas, tienen una tendencia a utilizar un montón de ropa de color negro, beige y azul.

Entre 20 y 32 colores distintivos: Eres un tricrómata. Esto significa que tienes tres tipos de conos en el ojo, en la zona violeta/azul, verde y roja. Derval dice que los tricrómatas disfrutan de diferentes colores y pueden apreciarlos. Alrededor del 50 por ciento de la población es un tricrómata.

Entre 32 y 39 colores distintivos: Al igual que un abejorro, eres un tetracrómata. Derval dice que este tipo de personas tienen cuatro tipos de conos. También se irritan por el amarillo y lo más probable es que nunca lo usen. Alrededor del 25 por ciento de la población es un tetracrómata.

Más de 39 colores distintivos: ¡Será mejor que cuentes de nuevo! Derval dice que sólo hay 39 colores diferentes en la prueba y, probablemente, sólo 35 estén debidamente traducidos por la pantalla del ordenador.

Fuente:

http://www.the-open-mind.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario