5 Señales de que tu vida tiene un propósito

Vida. Hay momentos en la vida donde sentimos que hay algo más para nosotros de lo que podemos describir. A veces esos sentimientos se quedan con nosotros toda nuestra vida y la mayoría pasan sin saberlo, que están destinados a ser parte de un cuadro mucho más grande en el mundo, en lugar de tener una rutina diaria.

Vida

La parte triste es que la mayoría de ellos prefieren vivir cómodamente con sus vidas sencillas en lugar de tomar riesgos, vivir aventuras, conocer nuevos lugares, conocer gente nueva, por alguna razón, nada de esto los atrae! Tal vez sea porque están ocupados, tal vez es porque simplemente no lo quieren demasiado, en cualquier caso, es importante darnos cuenta de nuestro máximo potencial y no abandonar nunca el logro de grandes cosas a las que también aspiramos.

Estas son algunas señales que estas destinado a ser parte de un cuadro mucho más grande en el mundo.

1. Extremadamente idealista

El mundo puede tener su altibajos, pero como un idealista, prefieres ver lo mejor de todo, incluso si no está allí todavía. Hay momentos en la vida donde te sientes impotente o incapaz de controlar todo lo que está sucediendo a tu alrededor, sin embargo, reconoces que, incluso si las cosas son un poco caóticas hay un rayo de luz en algún lugar entre la calamidad. Las personas a menudo recurren a los idealistas para nuevas ideas y maneras de mejorar el futuro de todos y no sólo de un grupo específico.

2. Lleno de compasión

Tiendes a ser una persona muy apasionada y a menudo ofreces tus servicios de forma gratuita si es algo que te gusta hacer. Las cosas que te gustan en la vida no tienen un precio y ¿cómo es posible ponerles uno? Sólo por hacer sonreír a la gente, mostrándoles cosas nuevas y sorprendentes, ya has hecho tu trabajo, inspirando al mundo que te rodea. La gente te busca cuando quieren probar algo para sí mismos y eres el fuego que enciende la curiosidad de muchos otros.

3. Esperas inspiración

Hay momentos en los que dejas proyectos sin terminar, no porque no quieras terminarlos, sino porque simplemente estás esperando el momento adecuado o la inspiración para reavivar tu lado creativo una vez más. Prefieres que las cosas sean perfectas y quieres asegurarte de que todo tu corazón se puso en cada esfuerzo que hiciste. Esto da lugar a algunas de las obras maestras más gloriosas de todo el mundo.

4. Empático sin descanso

Eres capaz de sentir lo que otros sienten, así como lo que el mundo entero siente al mismo tiempo. Es difícil ser una persona empática porque eres capaz de entender todo a la vez, a veces incluso te puedes sentir abrumado por la cantidad que deseas expresar. Sin embargo, estás allí para tus amigos cuando te necesitan y estás ahí para el planeta cuando te necesita más. Incluso puede llegar un momento en el que tengas que dejar todo para ir a ayudar a alguien por miedo a que sea demasiado tarde.

5. Desprecias trabajar para otros

Muy a menudo, realmente desprecias tener que trabajar para otras personas. No es porque no quieras ayudar, es sobre todo porque sabes que podría estar haciendo las cosas mucho mejor para el mundo aparte de ser mandando por alguien con intenciones poco profundas en el lugar en que trabajas. Esto puede hacer que te sientas derrotado al final del día, sabiendo que podrías haber estado separado del mundo de alguna otra manera significativa.

Todos estamos en un cuadro mucho más grande, sólo necesitas un poco de tiempo para darte cuenta de la realidad!

Fuente:

http://www.higherperspectives.com

Tienes permiso de re-publicar este artículo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página La Mente Superior

Deja un comentario